Compartir

La Unión Europea ha vuelto a quedar esta madrugada en evidencia después de que sus representantes hayan sido incapaces de ponerse de acuerdo en qué medidas se deben aprobar de manera urgente para apoyar a aquellas naciones más damnificadas por el coronavirus.

Tras más de 16 horas de negociación finalmente los ministros de Economía y Finanzas se levantaron de la mesa, aunque en las próximas horas se volverán a sentar en busca de un pacto.

“Tras 16 horas de debates estamos cerca de un acuerdo, pero todavía no lo tenemos. He suspendido el Eurogrupo y continuaremos mañana, jueves”, anunció el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, en Twitter.

El principal bloqueo sigue estando en las posiciones de Italia y los Países Bajos sobre las condiciones a los préstamos del Mede (fondo de rescate europeo). Italia es reticente a tener que acudir al fondo de rescate.

Según ‘El País’, Italia rechaza que deba aplicar ajustes y reformas en caso de tener que acceder a una línea de crédito para hacer frente a los costes más urgentes de la pandemia. Una posición que también defiende España

Los Países Bajos, por su parte, insisten en unos préstamos en dos fases: en la primera, se desembolsaría el dinero sin condiciones; y en la segunda, se fijarían condiciones y un sistema de vigilancia.

REACCIÓN DE ESPAÑA

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, destacó este miércoles que “o Europa responde a las expectativas o pasará malos años en el futuro”, en referencia a la reunión del Eurogrupo que se inició ayer para pactar medidas económicas con las que ayudar a los Estados miembro a hacer frente a la crisis del coronavirus y que continuará este jueves al terminar sin acuerdo tras 16 horas.

En una entrevista en Antena 3 recogida por Servimedia, Montero confió en que finalmente “se imponga el sentido común y la razón”, de forma que llegue a un acuerdo para mutualizar deuda y poner en marcha un seguro de desempleo.

La portavoz del Gobierno subrayó que España “es un país muy europeísta” y que “incluso cuando Europa ha pasado sus peores etapas España siempre ha estado apostando por su construcción”. Por ello, señaló que “con una situación de emergencia” y “tan dramática” como la vivida actualmente por el Covid-19 “no se puede entender que no haya un compromiso global con Europa que permita mutualizar la deuda, poner en macha el seguro de desempleo, y que permita ocuparse de las personas y de la situación tan grave de algunos países que necesitamos la ayuda de otros”.

“Para eso se hizo la construcción europea”, prosiguió, para a continuación destacar que el inicio del proyecto europeo tuvo lugar “después de una guerra física” y ahora “con una guerra epidémica”. “O Europa responde a las expectativas o Europa pasará malos años en el futuro porque los ciudadanos terminarán no confiando en un proyecto de construcción que nos ha traído tantas ventajas y tanto bienestar, pero cuando llega el momento duro, el de ser solidarios, tenemos estas dificultades”, concluyó.