Compartir

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha querido evidenciar el enfado que tiene con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al no querer contestar a sus llamadas telefónicas hasta que no haga una condena firme de la violencia.

En un vídeo emitido por TV3, Torra escenifica ese malestar afirmando “qué cojones” cuando conoce por boca de uno de sus colaboradores que Moncloa les ha vuelto a contestar que no se puede poner al teléfono.

El presidente de la Generalitat considera “de una gran irresponsabilidad” la actitud de Sánchez.