Compartir

La primera ola de calor del verano en España llegará este miércoles con avisos en 23 provincias de 11 comunidades, repartidas sobre todo entre la mitad este peninsular y Baleares, por temperaturas altas que oscilarán entre los 34 y los 39 grados, según las zonas.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), este fenómeno se debe a la llegada de una masa de aire tropical continental tras un extenso recorrido por el norte de África. Ese flujo será muy cálido y muy seco y tendrá polvo en suspensión. Todo ello, junto con la fuerte insolación propia de estas fechas, dará lugar a un largo periodo en el que las temperaturas alcanzarán “valores significativamente altos en gran parte de la península y Baleares al menos hasta el próximo lunes.

El calor sofocante ha obligado a la Aemet a activar avisos en la mayor parte del interior de la mitad oriental peninsular y de Baleares. Con el aviso naranja (riesgo importante, el segundo en una escala de tres niveles) están Zaragoza (Cinco Villas e ibérica), Navarra (centro y ribera del Ebro) y La Rioja (ribera del Ebro), donde los termómetros podrían marcar 39 grados, así como el interior Vizcaya y de Guipúzcoa, que llegarán a 38 grados.

El resto de los avisos son amarillos (riesgo, el más bajo en la escala) por temperaturas que oscilarán entre los 34 y los 39 grados, dependiendo de los umbrales de alerta de cada zona.

En esta situación están el resto de Zaragoza, Navarra, La Rioja, Vizcaya y Guipúzcoa, así como provincias próximas como Álava, Huesca, Teruel, Burgos, Guadalajara, Soria y Girona al completo, más Lleida (salvo el valle de Arán), Barcelona (prepirineo y prelitoral) y Cantabria (zona del Ebro).

Lo mismo ocurre con otras provincias peninsulares, como Granada (cuenca del Genil, Guadix y Baza), Jaén (Cazorla y Segura), Albacete y Ciudad Real (La Mancha), Cuenca, Toledo (valle del Tajo y La Mancha) y Madrid, además de Baleares al completo excepto el sureste de la isla de Mallorca.

POLVO EN SUSPENSIÓN

Además de las temperaturas significativamente altas en el noreste peninsular, la Aemet indica que otro fenómeno significativo este miércoles será la calima o el polvo en suspensión en la mitad oriental de la península.

Las temperaturas ascenderán en gran parte de la mitad norte peninsular y otras provincias mediterráneas, y la subida será notable (de seis a ocho grados) en el área cantábrica). Los termómetros reflejarán entre 36 y 38 grados en amplias zonas del este peninsular y del interior de Mallorca.

Las capitales más calurosas serán Toledo (40ºC); Ciudad Real, Girona, Granada, Guadalajara, Huesca, Lleida, Logroño, Madrid y Pamplona (38); Albacete, Bilbao, Burgos, Vitoria y Zaragoza (37), y Córdoba, Cuenca, Jaén, Murcia, Palencia, Palma de Mallorca, Soria, Teruel y Valladolid (36).

Como es preceptivo en una ola de calor, el cielo estará mayormente soleado en la península y Baleares. Solamente en el noroeste peninsular habrá nubes que dejarán precipitaciones ocasionalmente acompañadas de tormenta en Galicia y el oeste de Asturias, que podrían extenderse débilmente a otras zonas próximas y del Cantábrico occidental, y serán más probables en el interior por la tarde, cuando comenzará a despejar en los litorales.