Compartir
Pixabay

Durante 2018 se registraron en España 369.302 nacimientos, lo que supuso un descenso del 6,1% respecto al año anterior (23.879 nacimientos menos), según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) dado a conocer este miércoles y que subraya que los nacimientos continúan así con la tendencia a la baja de la última década y desde el año 2008 la cifra ha descendido un 40,7%.

De los 369.302 nacimientos que tuvieron lugar el año pasado en España, 76.184 fueron de madre extranjera, lo que supuso el 20,6% del total, frente al 19,3% en 2017. La tasa bruta de natalidad se situó en 7,9 nacimientos por cada mil habitantes, cinco décimas menos que la registrada en 2017.

Según el INE, este descenso se debe, en parte, a la disminución del número de hijos por mujer pero también a la reducción en el número de mujeres en edad de ser madres. Así, el grupo de mujeres de 25 a 40 años (que concentran el 85,0% de nacimientos) se redujo un 2,5% en 2018, pasando de 4,98 millones en 2017 a 4,85.

Se mantiene así la tendencia a la baja iniciada en 2009, debido a que ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y la primera mitad de los 90.

El indicador coyuntural de fecundidad (o número medio de hijos por mujer) se situó en 1,25 en 2018, con un descenso de seis centésimas respecto al valor registrado en 2017. Es el valor más bajo desde el año 2002.

En cuanto a la edad media de la maternidad, ésta se elevó a 32,2 años en 2018, frente a los 32,1 del año anterior. En los últimos años, recuerda el informe del INE, se observa que la disminución del número de nacimientos se ve acompañada de un retraso en la edad de maternidad.

Otro indicador del retraso en la maternidad se refleja en el número de nacimientos de madres de 40 o más años, que ha crecido un 63,1% en 10 años. En términos relativos, mientras que en 2008 el 4,2% de los nacimientos fueron de madres de 40 años o más, en 2018 el porcentaje se elevó hasta el 9,7%.

MORTALIDAD

Por otra parte, durante 2018 fallecieron en España 426.053 personas, un 0,4% más que en 2017. La tasa bruta de mortalidad fue de 9,1 defunciones por cada mil habitantes, similar a la del año anterior. La esperanza de vida al nacimiento aumentó una décima en 2018, hasta situarse en 83,2 años.

Por sexo, en los hombres la esperanza de vida alcanzó los 80,5 años y en las mujeres se situó en 85,9 años. De acuerdo a las condiciones de mortalidad del momento, una persona que alcanzara los 65 años en 2018 esperaría vivir, de media, 19,2 años más si es hombre y 23,1 más si es mujer en España.

Como resultado del aumento en el número de defunciones y de la disminución en el número de nacimientos, el crecimiento vegetativo de la población residente en España (es decir, la diferencia entre nacimientos de madre residente en España y defunciones de residentes en el país) fue negativo en 56.262 personas en el año 2018.

El informe del INE también destaca que durante el año 2018 se registraron 163.430 matrimonios, un 5,9% menos que en 2017. La tasa bruta de nupcialidad disminuyó dos décimas, hasta 3,5 matrimonios por cada 1.000 habitantes.

(SERVIMEDIA)