Compartir

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, aseguró este martes en el Congreso que “desde el minuto uno” atendió la petición del CGPJ de defender al juez Pablo Llarena frente a la demanda presentada contra él en Bélgica por el expresidente catalán Carles Puigdemont y cuatro de sus exconsejeros.

Delgado hizo afirmación en la Comisión de Justicia, donde comparece esta mañana para explicar todo lo referido a la polémica sobre la defensa de Llarena frente a la demanda de Puigdemont y sus exconsejeros.

A este respecto, la ministra señaló que ella y el Gobierno “desde el primer momento” pensaron que la demanda contra Llarena en Bruselas era “instrumental”, en el sentido de “que pretendía cuestionar la actuación jurisdiccional de España” en el sumario del ‘procés’.

La titular de Justicia añadió que desde el comienzo consideró que esta cuestión era un “asunto muy importante” y que tenía “una lectura técnica y del Estado en defensa de su soberanía”.

“EN PLENA SINTONÍA CON EL CGPJ”

Delgado también se refirió a que siempre ha actuado “en plena sintonía con el CGPJ” y “desde el minuto uno” atendió la petición que hizo esta institución de que se defendiese a Llarena frente a la demanda de Puigdemont y sus exconsejeros.

La ministra pretende aclarar con esta comparecencia las dudas que suscitó que su departamento emitiese el pasado 23 de agosto un comunicado, en el que se indicaba que se defendería en Bélgica la instrucción de Llarena en el sumario del ‘procés’, pero no le ampararía respecto a las “expresiones o manifestaciones privadas” que realizó sobre este asunto.

Esta posición dio lugar a que cinco asociaciones de jueces y fiscales, a excepción de JpD y la UPF, difundieran el 25 de agosto un comunicado conjunto en el que pedían una defensa plena de Llarena y se acusaba a Justicia de “dejación de funciones” en este asunto.