Compartir

Dos agentes de la Policía Nacional han salvado la vida en Madrid a una recién nacida de dos meses que se estaba ahogando en plena calle. Fueron los padres de la pequeña quienes les pidieron auxilio cuando se encontraban en el coche patrulla, detenidos ante un semáforo.

Delfín y Alejandro eran los agentes de la Policía que bajaron del coche hacia las 23:30 horas de la noche. Según han contado a ‘Telemadrid’, en un primer momento pensaron en llevarles al hospital tal y como les pedían, pero al ver el color cianótico de la niña se vieron obligados a actuar en el lugar.

Los agentes llamaron al 112 para dar el aviso y consultar cómo debían proceder. Practicaron a la bebé la maniobra de Heimlich “con cuidado y guiándose por el color”.

Finamente la niña expulsó “una especie de pasta blanca por la boca y comenzó a llorar”, lo que confirmaba que ya tenía las vías respiratorias abiertas.

La pequeña, de nombre Sofía, comenzó a recuperarse en ese mismo lugar y los servicios de SAMUR llegaron con rapidez.

Los policías regalaron a la pequeña una camiseta de la Policía como recuerdo de este día.