Compartir

La Guardia Civil participó este martes en la evacuación de casi 500 menores en campamentos de Castilla y León y Asturias, como consecuencia del temporal de tormentas con fuertes precipitaciones, rachas de viento intensas y aparato eléctrico por las que han sufrido daños de consideración varios campamentos de dichas comunidades autónomas.

Según informó la Guardia Civil, en Arenas de San Pedro (Ávila), el Equipo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil rescató a 32 menores, de entre 10 y 12 años, y a cuatro monitores pertenecientes al Campamento ‘Sant Michael’ con motivo de la tormenta eléctrica de agua y viento. Todos fueron evacuados para evitar que sufrieran hipotermia, como consecuencia de tener la ropa mojada. A las 6.30 horas los agentes finalizaron la evacuación.

A su vez, en Candeleda (Ávila), a las 23.15 horas del día de ayer se inició la evacuación de unos 50 niños del grupo de boy scouts Santo Domingo, que se encontraban en el camping de la localidad, con motivo de la tormenta eléctrica que ha provocado diversos incendios en la zona. En la evacuación participó personal de Protección Civil y Policía Local de Candeleda, junto a los agentes de Guardia Civil que tuvieron que cortar el tráfico en la N501. Sobre las doce de la noche se dio por finalizada la evacuación.

En Boca de Huergano (León), se trasladó a 23 menores y varios monitores al polideportivo municipal, donde han pasado la noche. Asimismo, en los municipios de Burón y Acebedo, ambos de la provincia de León, varios campamentos han quedado inundados y totalmente destruidos, por lo que evacuaron a 90 menores del campamento de Burón, 90 del campamento Scout Pinar de Acebedo y 120 del campamento Estería de Acebedo.

En Cervera de Pisuerga (Palencia) la Guardia Civil evacuó a los 53 menores y 10 monitores que se encontraban de acampada en la pedanía de Ruesga-Cervera de Pisuerga (Palencia), cuando el fuerte viento hizo que una de las carpas saliera volando. Hasta el lugar se desplazaron cuatro patrullas de la Guardia Civil, que procedieron junto al alcalde de la localidad, a la evacuación de los menores trasladándolos hasta el pabellón municipal de Cervera de Pisuerga, habilitado por el Ayuntamiento para que los menores pudieran pasar la noche.

En Asturias, 23 boy scouts y dos monitores, que habían partido desde Vega de Ario en dirección a Caín de Valdeón-León, fueron evacuados desde el Canal de Culiembro por el Servicio de Montaña de la Guardia Civil de Cangas de Onís en helicóptero, realizando hasta nueve embarques hasta la total evacuación del grupo. Sólo uno de los excursionistas manifestó pequeñas molestias (mareos, vómitos y malestar general) y otro presentaba un posible esguince de tobillo.