Compartir

La Fiscalía está “coordinando” su actuación en las distintas causas que investigan el `procés´ en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional para acusar de los mismos delitos a aquellos acusados procesados por hechos equivalentes. Fuentes de la Fiscalía General del Estado aseguraron que por el momento no están listos los escritos de acusación contra 25 procesados por el TS, ni tampoco el relativo al exmayor de los Mossos d´Esquadra, Josep Lluis Trapero, encausado en la Audiencia.

El ministerio público no desvela si va a imputar el delito de rebelión en los dos casos. El mensaje es que todavía lo está estudiando y que a finales de septiembre o principios de octubre presentará los escritos de calificación.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela procesó a Trapero por sedición pero etá aún pendiente el escrito de calificación de la Fiscalía, que podría modificar el delito al de rebelión. Los fiscales del Supremo han mantenido la tesis de la rebelión desde la presentación de la querella en octubre de 2017.

Los tres fiscales generales que se han sucedido durante la investigación, el fallecido José Manuel Maza; su sucesor Julián Sánchez Melgar, y la actual fiscal María José Segarra, han mantenido hasta ahora el mismo criterio en el Supremo, pero preocupa en la institución que se dé un tratamiento penal diferente a actuaciones similares en diferentes sedes judiciales, por lo que está trabajando en coordinar su actuación antes de presentar los escritos de acusación. Por eso, la Fiscalía ha pedido una prórroga para presentar sus escritos.

En el Tribunal Supremo el juez Pablo Llarena procesó por rebelión a los investigados encabezados por el exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, que podría enfrentarse a una pena de hasta 25 años de cárcel, mientras que la jueza Carmen Lamela sólo procesó a Trapero por sedición y pertenencia a organización criminal. Además, la sentencia que dicte la Audiencia sobre Trapero, será revisada con toda probabilidad por el Supremo.

JUICIO EN 2018

El Tribunal Supremo sigue trabajando en la causa del `procés´ con la vista puesta en la celebración de un juicio rápido que dé comienzo a finales del mes de noviembre y que, para agilizar su conclusión, tendrá sesiones de mañana y tarde. El objetivo es que la sala juzgadora pueda tener una sentencia en el más breve de plazo posible, y siempre antes de la celebración de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo de 2019.

Por esta causa están procesadas 25 personas, de las que nueve se encuentran huidas de la justicia española. Por tanto, sólo 14 se sentarán en el banquillo. Una vez rechazadas las recusaciones planteadas por las defensas de once de los procesados, el TS se enfrenta a los recursos que están preparando las defensas de los procesados para pedir nuevas diligencias que puedan ser incorporadas como pruebas en la vista oral.

Los más probable es que sus peticiones no prosperen, aunque el Tribunal Supremo pondrá extremo cuidado en argumentar sus resoluciones para evitar que los acusados puedan acudir a instancias internacionales alegando indefensión.

El alto tribunal considera que hay que respetar los derechos de los nueve procesados que están en prisión a ser enjuiciados lo más rápidamente posible. Una vez confirmado el auto de conclusión del sumario, la Fiscalía del Supremo presentará su escrito de conclusiones provisionales a principio de octubre a más tardar.

Fuentes jurídicas aseguran que el juico del Tribunal Supremo será el primero en celebrarse porque tiene procesados en prisión y porque su decisión sentará las bases argumentales en la causa del `procés´. Después vendrá el juicio en la Audiencia cuya sentencia, con probabilidad, tendrá que pasar también por el Supremo en fase de recurso.