Compartir

El fiscal Javier Zaragoza comenzó este martes a exponer las conclusiones de la Fiscalía en el juicio del ‘procés’. Fue tajante desde el principio: en España “no hay presos políticos” y “no se persiguen ideas políticas”, sino el intento de “liquidar la Constitución (…) mediante métodos coactivos y utilizando violencia”. En suma, indicó, los líderes independentistas están en el banquillo por intentar “un golpe de Estado, que es lo que pretendían”.

Justo antes del comienzo de la intervención de la Fiscalía, el presidente de la sala, Manuel Marchena, explicó los “tiempos máximos” de los que dispondrán las acusaciones para exponer sus informes. La Fiscalía intervendrá en dos turnos, desde las 9.30 hasta las 11.30 horas y desde las 12.00 hasta las 14.00 horas.

Después del descanso para comer será el turno de la Abogacía del Estado, que como máximo dispondrá de las 16.00 a las 17.30 horas, y, finalmente, expondrá sus conclusiones la acusación popular de Vox, de 18.00 a 19.30 horas.

En esta sesión están presentes los cuatro fiscales que han actuado en el juicio: Javier Zaragona, que expone el primero de los bloques, Fidel Cadena, Consuelo Madrigal y Jaime Moreno.

Zaragoza enmarcó lo que para el ministerio público se juzga en esta vista: “El objeto de este juicio nada tiene que ver con la criminalización de la disidencia política. No se persiguen ideas políticas. Los acusados son perfectamente conscientes de esto. La razón es haber intentado liquidar la Constitución Española de 1978, el instrumento de nuestra convivencia. La razón es haber atacado gravemente el orden constitucional mediante métodos coactivos y utilizando la violencia en aquellos momentos en que la han creído necesaria. Todo ello amparado por un supuesto derecho de autodeterminación, que carece de apoyo normativo nacional e internacional”.

“La única violación de derechos civiles que hoy se está produciendo en Cataluña es la que están sufriendo y padeciendo estoicamente aquellos que defienden la Constitución”, insistió Zaragoza, que fue muy contundente desde el inicio de su exposición.

Defendió, como hizo el Rey, cuyas palabras rememoró, que “no hay democracia sin respeto a la ley: ese es el verdadero principio democrático”. En contraposición con este concepto de democracia, Zaragoza mencionó el “monólogo” del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y sus “sofismas”, que describió como un “ejercicio de cinismo sin precedentes”.