Compartir

Los Mossos d’Esquadra detuvieron el fin de semana a un conductor kamikaze que circuló en dirección contraria unos 36 kilómetros por la AP-7 en Cambrills (Tarragona).

El conductor se dio a la fuga hasta que dos vehículos policiales le cortaron el paso dirección Barcelona. El detenido no frenó y embistió la barrera sin que se produjeran heridos.

Posteriormente los agentes procedieron a su detención.