Compartir
Controles de la DGT

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han detectado a 470 conductores al día que circulaban bajo los efectos del alcohol o de las drogas en el marco de la última campaña de concienciación y vigilancia del consumo de estas sustancias al volante, que la Dirección General de Tráfico (DGT) realizó del 3 al 9 de junio.

Tráfico señaló este jueves en un comunicado que los agentes requirieron en esa semana de campaña a un total de 200.306 conductores en vías interurbanas para realizar la prueba de control de alcohol y/o drogas.

Respecto al alcohol, durante los siete días se realizaron 196.480 pruebas y 1.939 conductores dieron positivo, de los cuales 1.696 fueron detectados en controles preventivos, 128 tras haber cometido una infracción, otros 99 por estar implicado en un accidente y 16 más por presentar síntomas evidentes de ingesta de esta sustancia.

De esos 1.696 conductores que dieron positivo por sobrepasar los límites legales de alcohol, a 248 se les han instruido diligencias para su posterior traslado a la autoridad judicial por superar la tasa de 0,60 mg/l en aire espirado. Además, contra otros 10 conductores se han abierto diligencias y han sido puestos a disposición judicial al negarse a realizar las pruebas de alcoholemia.

En lo referente a las drogas, los agentes hicieron 3.826 pruebas de detección de drogas y 1.360 conductores dieron positivo en los test indiciarios, de los cuales 1.166 fueron detectados en controles preventivos, 139 tras haber cometido una infracción y 55 por estar implicados en un accidente.

De los 1.360 conductores que dieron positivo a drogas, a 14 de ellos se les instruyó diligencias para su posterior traslado a la autoridad judicial, a 10 por conducir bajo las influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, y a los 4 restantes por negar a someterse a esas pruebas. Como es habitual, entre las drogas más consumidas están el cannabis (959 casos), la cocaína (524) y las anfetaminas (197).

MÁS PRUEBAS DE DROGAS

La DGT está incrementando progresivamente las pruebas salivares para la detección de la presencia de drogas en los conductores con la idea de llegar a generalizarse como las que se hacen para la detección del alcohol.

Según recoge la Fiscalía de Seguridad Vial en el avance estadístico de su memoria anual, en 2018 se dictaron 56.173 sentencias por conducir con exceso de alcohol (tasa superior a 0,60 mg/l en aire o 1,2 gr/l en sangre) o bajo la influencia de drogas.

La DGT destacó la colaboración de las policías locales y autonómicas en la campaña de concienciación y vigilancia por alcohol y drogas, puesto que los controles se realizaron tanto en vías interurbanas como urbanas. Aún no están disponibles los datos de estos cuerpos policiales.

Por último, la DGT precisó que, “pese a que la campaña ha finalizado, los agentes de Tráfico de la Guardia Civil continuarán realizando controles de alcohol y drogas a los conductores a cualquier hora del día y en cualquier carretera con el objetivo de disuadirlos de conducir“.

(SERVIMEDIA)