Compartir

La custodia compartida de los hijos menores fue otorgada el año pasado en un 30,2% de los casos de rupturas matrimoniales en España, lo que supone la cifra más elevada desde al menos la última década, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La estadística de nulidades, separaciones y divorcios de 2017, publicada este lunes por el INE, indica que la custodia de los hijos menores fue concedida a la madre en el 65% de los casos de divorcio o separación, cifra ligeramente inferior a la del año anterior (66,2%). El padre obtuvo la custodia en un 4,4% de los procesos (5% en 2016), mientras que en un 0,4% de los procedimientos se otorgó a otras instituciones o familiares.

La serie histórica del INE sobre la custodia compartida, que comienza en 2007, indica que desde entonces se ha triplicado este procedimiento, al pasar del 9,7% de los casos de ruptura matrimonial de entonces al actual 30,2%.

Por otro lado, el año pasado se produjeron 102.341 casos de parejas que decidieron poner fin a su matrimonio, lo que supone una tasa de 2,2 por cada 1.000 habitantes y un aumento del 1% respecto a 2016. En detalle, hubo 97.960 divorcios (95,7% del total), 4.280 separaciones (4,2%) y 100 nulidades (0,1%). Los divorcios aumentaron un 1,2% en comparación con el año anterior, en tanto que descendieron las separaciones (-1,7%) y las nulidades (-14,5%).

El 77,2% de los divorcios se produjeron de mutuo acuerdo y el 22,8% restante fueron contenciosos. En el caso de las separaciones, esos porcentajes son del 83,8% y del 16,2%, respectivamente.

La duración media de los matrimonios hasta la fecha de la resolución fue de 16,6 años, cifra ligeramente superior a la de 2016 (16,3). Las parejas casadas en España se rompen cada vez más tarde, puesto que las parejas duraban 15,1 años en 2006 y cada año ha ido aumentando poco a poco el promedio hasta los 16,6 años de 2017.

DURACIÓN MEDIA DEL MATRIMONIO

Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 16,5 años, mientras que la de los separados fue de 22,7 años. El tiempo medio transcurrido entre el matrimonio y la declaración de nulidad fue de 6,5 años.

El 75,2% de los divorcios y el 81,6% de las separaciones se resolvieron en menos de seis meses, frente al 75,1% y el 83,5% en 2016, respectivamente.

El mayor número de divorcios entre cónyuges de diferente sexo tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres. En las separaciones, la de los hombres estuvo entre 50 y 59 años, y la de las mujeres entre 40 y 49 años.

La edad media de las mujeres fue de 45,0 años (44,8 años en los divorcios, 50,1 en las separaciones y 41,0 en las nulidades). En el caso de los hombres, fue de 47,4 años (47,2 años en los divorcios, 52,4 en las separaciones y 44,6 en las nulidades).

Esas edades medias han ido ascendiendo paulatinamente con el tiempo, puesto que el promedio de las mujeres con ruptura matrimonial era de 40,5 años en 2006 y el de los hombres fue de 43,2, según la serie estadística del INE, recogida por Servimedia. Esas cifras han ido subiendo ligeramente año tras año.

Un 43,3% de los matrimonios correspondientes a las resoluciones de separación o divorcio no tenían hijos (menores o mayores dependientes económicamente) en 2017. Este porcentaje fue similar al del año anterior.

Un 46% tenían solo hijos menores de edad, un 5,4% sólo hijos mayores de edad dependientes económicamente y un 5,3% hijos menores de edad y mayores dependientes económicamente. Un 26,3% tenía un solo hijo (menor o mayor dependiente económicamente).

En el 57,0% de los casos de divorcio y separación (cónyuges de diferente sexo) se asignó una pensión alimenticia (57,6% en 2016). En el 71,0% el pago de la pensión alimenticia correspondió al padre (72,7% en 2016), en el 4,5% a la madre (4,8% en el año anterior) y en el 24,5% a ambos cónyuges (22,5% en 2016).