Compartir

La contaminación del aire causa 10.000 muertes al año en España, una cifra que supera a la mortalidad por accidentes de tráfico, que alcanza los 1.700 fallecimientos anuales, según alertó este miércoles la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.

Según recordó la Separ, este Día Mundial del Medio Ambiente estará dedicado a la contaminación del aire. Mientras que el tabaco es la tercera causa de muerte en el mundo, la contaminación es la cuarta con siete millones de muertes en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entre los contaminantes ambientales más perjudiciales figuran los óxidos de nitrógeno (NO2), que son los que más muertes provocan en España (en torno a 6.000 al año), seguidos de las partículas en suspensión (2.600 muertes anuales) y el ozono troposférico (más de 500), y otros como el dióxido de azufre, el monóxido de carbono o el plomo.

Cuando se suman las muertes causadas por los contaminantes citados y otros, estas ascienden a esas más de 10.000 al año en España. El presidente de la Separ, el doctor Carlos A. Jiménez, aseguró que “estos datos demuestran que desde toda la comunidad de neumólogos debemos insistir en que las autoridades competentes aprueben medidas para mejorar la calidad del aire, puesto que respirar aire limpio es un derecho de todos. Con estos datos y con la información de que disponemos tenemos que advertir de que estar expuesto a un aire muy contaminado es equiparable a fumar”.

A este respecto, la doctora Isabel Urrutia, neumóloga y coordinadora del Área de Medio Ambiente de la Separ, subrayó que “el adulto medio respira más de 15 m3 de aire cada día. En el mundo sabemos que nueve de cada 10 personas respiran aire insalubre (el 92% de la población mundial según la OMS)”.

“Aunque los contaminantes del aire son a menudo invisibles, sus efectos en la salud pueden ser graves, especialmente en los pulmones, corazón y otros órganos sistémicos, así como en el desarrollo del feto” agregó Urrutia. “Sabemos que las personas en las etapas vitales extremas, niños y ancianos, así como los enfermos respiratorios crónicos, del corazón o de salud frágil son los más vulnerables a los efectos de la contaminación del aire en las ciudades”.

Las principales fuentes de contaminación del aire en Europa son el transporte y las centrales térmicas y las plantas industriales. En España, contaminan con la misma proporción los gases emitidos por los tubos de escape del tráfico rodado (32,5%) y las plantas industriales o productoras de energía (32,4%).