Compartir

El presidente de la Asociación DIA de Víctimas de Accidentes, Francisco Canes, afirmó este lunes que la actuación del futbolista José Antonio Reyes, que perdió el sábado la vida cuando al parecer circulaba a 237 kilómetros por hora en un tramo marcado a 120, según el diario ‘As’, fue “una temeridad que podría haber tenido peores consecuencias si hubiera impactado contra otro vehículo”.

En declaraciones a Servimedia, Canes lamentó “en primer lugar la muerte del jugador y de su acompañante” y expresó su deseo de que la otra persona implicada se recupere. “Pero esto no quita que seamos críticos con su actitud temeraria. Ir a casi 240 kilómetros por hora es una barbaridad. Ha puesto en peligro no sólo a él y a sus acompañantes, sino al resto de los usuarios de la vía. Ahora mismo podríamos estar hablando de una tragedia mayor por su imprudencia. Podríamos estar lamentando la muerte de una familia por su exceso de velocidad. O de más personas si el coche hubiera pasado al carril contrario. No quiero ni imaginármelo”, indicó.

Canes reclamó hacer pedagogía de la desgracia: “Este accidente debería servir para darnos cuenta de que el exceso de velocidad mata. El caso es tremendamente temerario. Debemos darnos cuenta de que no vamos solos en la vía y que lo que nosotros hagamos tiene consecuencias no sólo en nosotros mismos y los que nos acompañan, sino en todos los que circulan por las carreteras”.