Compartir
Servimedia

Donde dije, digo; digo Diego…

Después de que la propia ministra de Justicia, Dolores Delgado, haya negado que llamara “maricón” a su hoy compañero de Gabinete, Fernando Grande-Marlaska, en una polémica comida que mantuvo en 2009, su Departamento ha matizado sus palabras.

Según Justicia, la conversación divulgada por el diario ‘Moncloa.com’ en la que Delgado aparece junto con el excomisario, José Manuel Villarejo y el magistrado Baltasar Garzón, la ministra no usaba “maricón” como un insulto por su condición sexual, sino que se trataba de una forma coloquial de aludir a él, que -subrayan- ha sido sacada de contexto. Era un “insulto fuera de contexto” que no se empleó como “expresión homófoba referida a su condición sexual”.

Una matización que choca de plano con las palabras de la propia ministra, que cuando era preguntada esta mañana por este asunto, aseguraba que se había puesto en contacto con el propio Marlaska tras la aparición de la grabación sobre su homosexualidad, para trasladarle que no se refería a él.

Delgado ha añadido además que los audios filtrados no están completos y que son trocitos pegados.