Compartir

Alrededor de 2.000 estudiantes se manifestaron este viernes en Madrid desde la Puerta del Sol hasta las cercanías del Congreso de los Diputados para llamar la atención principalmente de la clase politica sobre la necesidad de frenar el cambio climático para que los jóvenes hereden un planeta más saludable.

Esa movilización estudiantil, que algunos denominan ‘15M climático’ y asemejan al 15-M que sacudió España en 2011 con protestas ciudadanas ante los efectos de la crisis económica, formó parte de otras convocadas en 80 ciudades españolas en el marco de la primera gran movilización mundial contra el calentamiento global impulsada por los jóvenes a raíz de las huelgas que la sueca Greta Thunberg, de 16 años, comenzó a hacer el pasado mes de agosto en Estocolmo en protesta por la falta de acción de los gobiernos para luchar contra el cambio climático.

De hecho, la llama que prendió Thunberg se extendió este viernes con huelgas climáticas convocadas en 2.083 ciudades de 125 países de todo el mundo, según el recuento de ‘Fridays for future’, el movimiento social que agrupa a los jóvenes ‘indignados’ por el clima.

Los estudiantes prácticamente inundaron la Puerta del Sol, donde se vio un sinfín de carteles de mano con mensajes como ‘No puedes beber dinero’, ‘No queréis nuestro futuro’, ¡¿”Aire”? No: ¡Gas letal!”, ‘¡No hay un PLANeta B’, ‘Tanta carne aquí hambrea al Sur’, ‘Rescatar al planeta, no a los bancos’ y ‘El cambio climático nos mata’.

La céntrica plaza madrileña sirvió de punto neurálgico en el que se encontraron principalmente jóvenes, pero también algunos adultos e incluso padres con hijos pequeños. Todos ellos partieron hacia la calle Alcalá hasta bajar a la plaza Nepturo para subir la Carrera de San Jerónimo y quedarse en las proximidades del Congreso de los Diputados.

“APARTIDISTAS”

Durante su recorrido se escucharon eslóganes como ‘Ni un grado más, ni una especie menos’, ‘Únete, no nos mires’, ‘Arriba, arriba arriba, si se cargan el planeta habrá huelga general’ o ‘Luego diréis que somos cinco o seis’.

José Ferreras, de 22 años y estudiante sevillano de ingeniería informática en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, declaró a Servimedia que la protesta se debe a “la inacción que han tenido los políticos con respecto a la regulación del cambio climático”.

“No han llevado a cabo las cosas que han prometido. Estamos aquí para darles un toque de atención y hacerles ver que no estamos a favor de las políticas que están tomando respecto al cambio climático”, comentó, antes de precisar que los organizadores de las protestas son “apartidistas”.

Ferreras señaló que los jóvenes piden que se cumpla el Acuerdo de París y se sigan los consejos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) respecto a “reducir la emergencia climática” debido a la expulsión de gases de efecto invernadero. “No hay ningún país que lo esté cumpliendo hoy en día”, aseveró, antes de indicar sobre las huelgas estudiantiles: “Estamos asombrados porque es un movimiento internacional con mucha fuerza”.

Por su parte, Ainhoa Valero, de 16 años y estudiante de bachillerato biológico en el Colegio Nuestra Señora del Pilar, de Madrid, comentó a Servimedia que “el cambio climático es un problema que vamos a sufrir en el futuro”. “Eso nos preocupa y queremos medidas más eficientes y más útiles”, apostilló.

Valero añadió que los jóvenes piden que “se escuche a los científicos” para que los políticos establezcan regulaciones con el fin de “mitigar los efectos del calentamiento global”.

MANIFIESTO

Al finalizar el recorrido y encontrarse en las cercanías del Congreso de los Diputados, se leyó un manifiesto redactado por Juventud por el Clima y Fridays for Future, en el que se destaca: “Las élites políticas y económicas en el poder están robando nuestro futuro. Nuestras sociedades se encuentran en una situación de emergencia social provocada por el cambio climático. Ante esta situación, nuestra generación se encuentra condenada a una dura inestabilidad social y ecológica”.

“Somos las generaciones sin futuro. Somos la generación de la precariedad, de las prácticas infinitas y los

alquileres imposibles. Somos la generación de la crisis económica y también lo seremos de la crisis climática”, apunta el texto.

El manifiesto indica que “la emergencia climática es innegable” y “los gobiernos no están a la altura de dar soluciones necesarias”, puesto que se ha pasado “del negacionismo del PP a la eterna espera e insuficiencia de la Ley de Cambio Climático y de Transición Energética del Gobierno del PSOE”.

“Somos la generación que encara este problema. En los últimos meses, jóvenes de todo el mundo hemos alzado nuestras voces ante esta amenaza. Hemos decidido salir a las calles cada viernes para exigir el derecho de todos los seres vivos a la vida digna, el derecho a desarrollar nuestros proyectos de vida sin imaginarnos huyendo de olas de calor extremas, huracanes o inundaciones. Nos atrevemos a hablar de emergencia climática. Nos atrevemos a decir lo que nadie quiere escuchar”, indica el texto.

(SERVIMEDIA)