Compartir

Agentes de la Policía Nacional destinados en el Equipo de Cooperación Internacional (ECI) con sede en Mauritania han interceptado un cayuco que navegaba con 31 inmigrantes a bordo rumbo a las Islas Canarias.

Según informó este martes la Policía, la embarcación había partido de Senegal y fue localizada cuando navegaba próxima a la costa mauritana. Cada uno de los inmigrantes, todos ellos varones y mayores de edad, reconoció el pago de unos 600 euros a la red de tráfico personas que les organizó el viaje.

La intervención se llevó a cabo en la madrugada del pasado lunes, 10 de septiembre. Gracias a las labores de investigación del Equipo Conjunto hispano-mauritano desplegado en Nouadhbou (Mauritania) contra la inmigración irregular, se tuvo conocimiento de la salida desde Senegal de un cayuco de unos 20 metros de eslora y que navegaría cerca de la costa mauritana.

UN MOTOR AVERIADO

Tras varias gestiones, la embarcación fue localizada en la zona de Cabo Blanco siendo interceptada por el Servicio de Guardacostas mauritano con un total de 31 inmigrantes a bordo. El cayuco fue varado en una playa cercana, quedando los inmigrantes bajo la custodia del ejército mauritano tras su asistencia médica.

Tras las primeras declaraciones reconocieron haber pagado por el viaje a un organizador en una ciudad senegalesa. Además, indicaron que les habían facilitado dos motores, alimentos, bebidas, chalecos salvavidas, garrafas de combustible y un dispositivo GPS con las coordenadas grabadas con rumbo al sur de Gran Canaria.

Los agentes constataron que uno de los motores se había averiado por lo que hubieran tardado al menos cuatro días en llegar a su destino.