Compartir

Inditex obtuvo un beneficio neto de 1.409 millones de euros en su primer semestre fiscal (entre febrero y julio de 2018), lo que supone un incremento del 3,1% con respecto a idéntico periodo de 2017 (1.366 millones).

Según informó la cadena textil este miércoles mediante una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), sus ventas se incrementaron un 3%, elevándose hasta los 12.025 millones de euros, con crecimientos positivos en todas las cadenas y en todas las áreas geográficas. Las ventas en tiendas comparables crecieron un 4%. Por su parte, el resultado operativo (Ebitda) ascendió a 2.343 millones de euros, un 2% superior al del año anterior.

Al cierre del semestre Inditex operaba 7.422 tiendas en 96 mercados, realizando 44 aperturas durante dicho periodo. Por cadenas, las ventas de Zara alcanzaron 7.910 millones, un 2,2% más. A continuación se encuentran Bershka, con 1.045 millones tras subir un 2,8%; Pull&Bear, con 851, un 11,2% más, y Massimo Dutti, con 811 millones en ventas, un 2,5% más.

Por otra parte, en Stradivarius el alza fue del 3,9%, hasta 690 millones; en Oysho subieron un 7%, hasta 290 millones, y en Uterqüe repuntaron un 2,2%, hasta 46 millones. Mientras que en Zara Home las ventas se mantuvieron en los 383 millones de euros.

La compañía repartió un dividendo de 1.168 millones de euros, 0,375 euros por acción, el 2 de mayo de 2018 en concepto de dividendo ordinario a cuenta del ejercicio 2017 y distribuirá 0,375 euros por acción el 2 de noviembre como dividendo ordinario complementario y dividendo extraordinario. La dirección de Inditex estima un crecimiento de las ventas comparables de entre el 4% y el 6% en el segundo semestre de 2018.