Compartir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, trasladó este lunes al lehendakari, Íñigo Urkullu, su convicción de que “hay que cuidar el entendimiento de la mayoría parlamentaria que hizo posible la moción de censura”, porque ese entendimiento es “la condición de posibilidad de los acuerdos que haya que tomar después”, incluso en la próxima legislatura y también de “evitar un giro autoritario, reaccionario en la situación política española”.

Iglesias dio testimonio de este mensaje en la rueda de prensa que ofreció después de la reunión con Urkullu, en quien dijo haber descubierto “una persona muy inteligente y muy sensata” y haber coincidido en considerar temas clave la protección de los derechos sociales y el reconocimiento de “la plurinacionalidad como elemento cosntitutivo de España que habrá que afrontar”, así como en “poner fin a la excepcionalidad y la judicialización” en el conflicto nacionalista catalán, donde cree que el Gobierno vasco puede mantener “una posición extraordinariamente útil para fomentar el diálogo”.

Según expuso Iglesias, “el entendimiento de la mayoría parlamentaria hay que cuidarlo”, y para eso “hay que trabajar mucho, reunirse mucho, dialogar mucho” en un “espacio de diálogo sin exclusiones”. Sentada esta premisa, se declaró “convencido de que, si cuidamos a esa mayoría, los acuerdos serán posibles, también el de Presupuestos”, si bien reconoció que “todavía no estamos en ese escenario”.

“Si todos los que formamos parte de esa mayoría somos responsables”, continuó, acotando su alcance no sólo a esta legislatura sino ampliándola a “una política de Estado”, él cree que “los acuerdos vendrán después”, y conllevarán, no sólo el de Presupuestos, sino el compromiso de que “los conflictos se tienen que resolver, o al menos gestionar, por vías democráticas”.

En este sentido, citó una frase de Urkullu que le había revelado “mucha madurez política”: que “seguramente los acuerdos a los que hay que llegar sean insatisfactorios para todo el mundo”; es decir, que todos los agentes implicados tendrán que ceder.

Respecto a otros temas, Iglesias dejó a Podemos Euskadi la decisión de qué votar a los Presupuestos del Gobierno vasco, prometiendo que éstos “no van a ser en ningún caso moneda de cambio”, y también ante el próximo Estatuto de Autonomía vasco, que cree que “depende de la sociedad vasca” y para el cual sólo dijo que le gustaría “un acuerdo lo más amplio posible”. En cuanto a La Naval de Sestao, a cuyos trabajadores visitó esta mañana, atestiguó que el lehendakari le había transmitido su compromiso de buscar “algún tipo de solución con compromiso del sector público”.