Compartir
Servimedia

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, se prodigará este viernes en tres actos por primera vez en toda la campaña electoral, con un mitin por la mañana en Valladolid, una comida con militantes en León y el acto de cierre de campaña previsto en Madrid Río.

A las 11.00 horas, Iglesias participará en otro de los que el partido ha dado en llamar “encuentros con la gente”, en este caso en la Cúpula del Milenio, junto a los candidatos de Unidas Podemos al Congreso por Valladolid, Juanma del Olmo; por Salamanca, Isabel Muñoz, y por Burgos, Lola Martín-Albo. También intervendrá el candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Pablo Fernández.

Cuando termine el acto, el líder de Podemos y Fernández se trasladarán a León para tener otro acto, con comida incluida, en el Conservatorio Profesional de Música; en este segundo caso, hablarán los dos candidatos por León, Ana Marcello y Juan Carlos González.

Esta apuesta por Castilla y León el último día de la campaña tiene que ver con el hecho de que el Barómetro electoral del CIS vaticinaba que Unidas Podemos perdería los tres escaños que tiene en esta comunidad: el de Vallladolid de Del Olmo, secretario de Comunicación de Podemos y persona de confianza de Iglesias; el de León de Marcello y el de Burgos, que en 2016 logró Miguel Vila, de la corriente errejonista y que, como tal, no se presentó a las primarias para repetir en la lista a las generales.

Por la tarde, Iglesias volverá a Madrid a participar en el acto de cierre de campaña, convocado a las 20.30 horas en el Auditorio al Aire Libre del Parque Lineal del Manzanares. En ese evento final está también anunciada, por el momento, la presencia de la número dos por Madrid, Irene Montero, y del cabeza de lista por Málaga, Alberto Garzón.

Iglesias romperá así en el último día de campaña con la práctica que ha mantenido durante toda ella, con un solo acto casi todos los días (sólo tuvo dos el sábado 20, en Miranda del Ebro y Bilbao, y este último jueves, en Ferrol y Vigo) y la voluntad de volver todas las noches a su casa de Madrid para pasar la noche con sus hijos. Desde el equipo de dirección del partido se ha venido defendiendo además que restringir los actos del candidato le permitía estar más fresco e incurrir en menos errores.