Compartir
Twitter

El presidente de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, espetó este lunes directamente al candidato de la investidura, Pedro Sánchez: “No nos propongan ser un mero decorado en su Gobierno porque no lo podemos aceptar”

Lo hizo en su intervención en el debate de investidura horas después de que las negociaciones entre ambas partes quedaran encalladas porque, según Podemos, el PSOE no les ofreciera “ni un solo ministerio” y sólo responsabilidades “simbólicas” en el Gobierno de coalición que reclama el grupo confederal. Fuentes del partido reconocieron a Servimedia que sí se les ofreció, por ejemplo, una suerte de Ministerio de Juventud de nueva creación que no tendría competencias reales.

Iglesias le exigió “competencias y responsabilidades acordes” con el apoyo electoral de Unidas Podemos y añadió: “Sólo le pedimos respeto y reciprocidad”. Finalmente, el líder de Podemos reiteró que los españoles no entenderían que, por “un exceso de autoconfianza y arrogancia”, el PSOE provocara una repetición electoral haciendo perder la oportunidad de un Gobierno de izquierdas.

Iglesias comenzó su intervención refiriéndose a las últimas víctimas de violencia de género enmendando a Sánchez en que no es una lacra sino una violencia estructural que se puede combatir, y corrigiéndole también en que la dictadura no terminó en 1975, fecha en la que sólo murió el dictador Francisco Franco.

También le recriminó haber propuesto un pacto de Estado no para pensiones, salarios ni derechos sociales de la Constitución, sino para reformar el artículo 99 y que “una fuerza política con menos de un 30% de los votos pueda formar gobierno sin ponerse de acuerdo con nadie”. Esto, dijo, “va contra el espíritu de la Constitución y contra lo que han votado los españoles”, y le parece una “triquiñuela” para no negociar y revela que no quiere un Gobierno con ellos sino que “está negociando porque no le queda más remedio”.

“Disimule un poco”, le exhortó, y continuó con ironía tras haberle oído pedir la abstención al PP y Ciudadanos: “Le pido por favor que no se la pida también a Vox”. Después le echó en cara que “no desea un Gobierno estable de izquierdas sino ser presidente a toda costa”, cuando para sacar adelante la investidura “una mínima coherencia en programas y alianzas es necesaria”. Lo es, dijo, para llevar adelante las políticas sociales y de justicia fiscal, igualdad y transición ecológica de las que hace bandera Unidas Podemos y que fue enumerando

“EXCUSAS”

Tras dar por fracasada la “experiencia de Gobierno a la portuguesa” de los meses posteriores a la moción de censura, con apoyo parlamentario sin presencia en el Ejecutivo, por no haber conseguido atar una mayoría suficiente para sacar adelante los Presupuestos, Iglesias reivindicó que sólo juntos el PSOE y Unidas Podemos sacaron más votos que la derecha e interpretó que los socialistas sólo han puesto “excusas” para traducirlo en un Gobierno de coalición.

La última de ellas habría sido el “veto” personal a él mismo, algo que calificó de “inédito”, y se congratuló de su renuncia. “Nuestra respuesta les sorprendió a ustedes y a partir de ahí se quedaron sin ninguna excusa”.

Tras Iglesias, el portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens, alabó este gesto de Iglesias y, en clave catalana, dio indirectamente la razón a Sánchez al señalar las posiciones poco institucionales de algunos socios de Unidas Podemos. Habló de la “vergüenza” de la respuesta policial al referéndum del 1-O “apaleando” a los votantes y de la posterior aplicación del artículo 155, “que habría deseado Manuel Fraga”.

El coordinador de IU, Alberto Garzón, calificó de “decepcionante” que Sánchez se hubiera dirigido preferentemente en su discurso al PP y Ciudadanos para pedirles su abstención, cuando él mismo en 2016 entendió tal abstención socialista. Calificó de “error” que el PSOE vetara en el Gobierno a Iglesias y a la vez agradeció a éste haber estado “a la altura” con su renuncia para facilitar el Gobierno de coalición. “No se deje llevar por la tentación que quizá alguien le sugiere de repetir las elecciones”.

Finalmente, la portavoz de Galicia en Común, Yolanda Díaz, mostró pese a todo su confianza en que haya un Gobierno de coalición “valiente y progresista” y llamó a estar a la altura de la Historia. En clave estrictamente gallega, pidió infraestructuras y una financiación justa.

(SERVIMEDIA)