miércoles, 30 septiembre 2020 21:14

Iceta critica a Torra su política de “confrontación” y la falta de diálogo

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha culpado este lunes al presidente de la Generalitat, Quim Torra, de priorizar la vía de la “confrontación” con el Estado, alejando así la posibilidad de que se reúna la mesa de diálogo entre gobiernos.

En una entrevista en Catalunya Ràdio ha asegurado que no puedes ir a una mesa de diálogo si quieres llegar a las elecciones levantando esta bandera: “Si quieres confrontación, no tiene prisa para reunir la mesa de diálogo. Por parte de Torra y Govern, aunque está dividido, no hay prioridad por la mesa de diálogo cuando hablan de confrontación inteligente. Lo que es inteligente no es la confrontación“.

Tras recordar que Torra también anunció que quería convocar a partidos y entidades catalanas antes de convocar una nueva reunión, Iceta ha advertido del riesgo de que, a la espera de que se convoquen elecciones, los partidos quieran utilizar la mesa de diálogo como instrumento para “desgastar a los adversarios, y hasta a los socios” del Govern.

Sobre si el PSC se abre a una alianza con Cs y PP en los comicios, ha rechazado esta posibilidad porque cree que tienen proyectos “absolutamente diferentes”, y ha aprovechado para criticar la gestión que Cs hizo de su victoria en las anteriores elecciones catalanas, destacando que no supieron que hacer ni sacar provecho de ello.

“A lo mejor es que se lo esperaban, o no consideraban que fuera su papel en ese momento. Pero si eres el primer partido, tienes oportunidad de abrir el baile, y no lo abrieron”, ha constatado Iceta, que ha manifestado su respeto por la decisión de Cs de proponer a Carlos Carrizosa como candidato a la Generalitat y no Lorena Roldán, pese a haber ganado unas primarias.

Aunque cree que hubiera sido bueno hacerlo de otra manera, considera que a Roldán la debilitó la moción de censura contra Torra que presentó en octubre de 2019: “Es una arma de doble filo. Si la presentas sin tener un mínimo garantía de que la ganas, tiene mucho riesgo. Se le giró en contra”.

En relación a ERC, el primer secretario del PSC ha asegurado que los republicanos ya han dicho que “no quieren saber nada” de los socialistas, y ha añadido también que no formarán parte de un posible gobierno que quiera romper España.

Sobre si él será candidato a las elecciones, se ha mostrado convencido de que lo elegirán, y al ser preguntado sobre si el ministro de Sanidad, Salvador Illa, sería un buen cabeza de cartel, ha añadido que “sería un magnífico candidato a cualquier cosa” pero que ahora está concentrado en su función de combatir la pandemia del coronavirus.

TERCER GRADO

Aunque admite que la presencia de los líderes independentistas en prisión no ayuda a encontrar una salida al conflicto catalán, ha insistido en que aceptarán lo que resuelva el Tribunal Supremo (TS) sobre el tercer grado, y sobre el papel que juega la Fiscalía, ha recalcado que “el Gobierno no le dice al Fiscal de un caso qué debe hacer”.

Tras admitir que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se equivocó al insinuar que la Fiscalía depende del Gobierno, ha añadido que también se equivocó “la mayoría independentista cuando puso en la ley de transitoriedad jurídica que el presidente de la Generalitat nombraría a los jueces”.

En relación a la posibilidad de aprobar una amnistía para los presos, Iceta cree que las amnistías son propias de un cambio de régimen, como en 1977, y sobre los indultos recuerda que hay que pedirlos y el Gobierno tiene la obligación de estudiarlos y decidir al respecto.

PGE CON SOCIOS DE INVESTIDURA

Sobre los Presupuestos Generales del Estado, ha reconocido que prefieren aprobarlos con la mayoría que hizo posible investidura de Sánchez, y si fuera más amplia mejor: “Hablaremos con todo el mundo que se pueda pero me gustaría que se pudiera mantener, porque tiene mucho sentido y coherencia, la mayoría de la investidura”.

Tras admitir que prefiere una república a la monarquía, Iceta cree que no se está en esta situación, y tampoco cree que sea momento para celebrar un referéndum sobre monarquía o república.