Compartir
Twitter

El Grupo Iberdrola incrementó un 6,9% su producción mundial durante los nueve primeros meses del año, hasta alcanzar los 109.522 gigavatios hora (GWh).

Este incremento se debió, fundamentalmente, al impulso de las energías limpias, con las que la compañía produjo un 22% más que en el mismo periodo de 2017.

Entre la generación con fuentes renovables destacó especialmente la positiva evolución de la eólica marina (+91,6%), tras la entrada en funcionamiento del parque Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico. También aumentó la producción hidroeléctrica, un 41,5% más. Por el contrario, las tecnologías térmicas tradicionales redujeron su aportación a la producción total del grupo.

En España, las instalaciones de Iberdrola produjeron un 13% más hasta septiembre que en el mismo periodo de 2017, también con un notable incremento de la generación renovable, que creció un 34,2% hasta septiembre. Destaca la mayor aportación de la hidroeléctrica tras un 2017 especialmente seco: un 71,4% más. También se incrementó la producción de Iberdrola en Brasil, Estados Unidos y Resto del Mundo (ROW) entre los meses de enero y septiembre.

Con la mayor producción renovable, Iberdrola logró reducir sus emisiones de CO2 un 6,7% durante los nueve primeros meses del ejercicio. En concreto, disminuyeron en todos los países: España (-5,9%), Reino Unido (-6,7%) y Brasil (-3,6%)- salvo en Estados Unidos y México, donde se mantuvieron en los mismos niveles que entre enero y septiembre de 2017.

La potencia instalada de Iberdrola también creció entre los meses de enero y septiembre hasta alcanzar los 48.985 megavatios (MW) en el mundo (+1,9%). Las tecnologías renovables registraron un aumento de capacidad del 2,8% y suman ya 29.592 MW.

La demanda de electricidad mejoró en el semestre, con un alza del 1,8% a nivel global, mientras que en España el crecimiento fue del 1,2%.