Compartir

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido dio su primer mitin como integrante de Ciudadanos tras anunciar el cambio de siglas.

Durante su intervención, alguien gritó “traidor” convirtiéndose en la anécdota del mitin.

Garrido se encontraba hablando en el escenario junto al candidato de Cs a la Presidencia regional, Ignacio Aguado.

Más allá de la anécdota, Garrido confirmó que hoy se dará baja como diputado del Grupo Popular de la Asamblea para pasar al grupo de no adscritos, tras darse de baja del PP y afiliarse al Cs, y manifestó que “ya no quiero militar” en esa formación.

Explicó que ha hecho “lo correcto” para “defender mis principios de centro” desde Cs y afirmó que también ha pedido la baja como miembro de la Diputación Permanente del Parlamento regional.

Aseguró que no le han ofrecido ningún cargo en Cs, porque “no tendría sentido, además, no he venido a eso”. Dijo que no ha hablado todavía con el presidente nacional del PP, Pablo Casado, al que calificó de “buen político y buena persona”. Tras indicar que respeta a la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, se mostró convencido de que “vamos a ganar las elecciones”.

Por otro lado, Ignacio Aguado, aseguró que si Cs gana los comicios de mayo, “a Garrido le quiero lo más pegadito posible a mí”. Tras destacar el “talento” de Garrido, explicó que no le han prometido nada y se refirió a la coherencia del exmandatario regional con su pensamiento liberal.

Declaró que en Cs “funcionamos en equipo”, manifestó que nuestra intención es “incorporar talento y explicó que el puesto que ocupa cada uno en la lista electoral es “solo algo formal”.

Aguado también se refirió a la campaña electoral para los comicios del próximo domingo y dijo que “el balance no ha podido ser más positivo, hemos ido a más y Rivera será vencedor”. “Nos jugamos mucho en unos miles de votos, por lo que está prohibido quedarse en casa”, concluyó.

(SERVIMEDIA)