Compartir
Greenpeace

Activistas de Greenpeace han “estrellado” un coche en la fachada del museo Reina Sofía de Madrid ante la sorpresa de los viandantes que esta mañana pasaban por la zona.

Su reivindicación busca el fin de los vehículos diesel y gasóleo por ser contaminantes. “2028, ni diésel, ni gasolina” o “2028 coches contaminantes al museo” son algunas de las pancartas que acompañan la simbólica acción de la ONG.

Según ha explicado la organización, “si se pretende que la temperatura media del planeta no suba más de un 1,5%, los motores de combustión, en menos de 10 años, sólo podrán estar en los museos, como algo del pasado”.

Este acto reivindicativo, que tiene lugar en la Semana de la Movilidad en Europa, se suma a la presentación de un estudio por parte de Greenpeace en el que advierte que “si Europa quiere cumplir su parte en el Acuerdo Climático de París, el mayor compromiso global hasta la fecha, las ventas de automóviles de gasolina, diésel e híbridos convencionales en Europa deben finalizar en 2028”. El estudio lo ha realizado el Centro Aeroespacial Alemán.