Compartir

El gigante tecnológico Google indemnizará a un grupo de trabajadores varones por cobrar menos que sus compañeras por hacer el mismo trabajo, así lo ha anunciado la empresa norteamericana en una publicación en su blog.

“La remuneración debe estar basada en lo que haces, no en quién eres”, explica Lauren Barbato, encargada de analizar la igualdad salarial de la compañía.

Los empleados de Google son supervisados por un algoritmo que determina su paga en función del trabajo realizado.

El análisis de sueldos que se realiza de forma periódica cada año reveló que una discrepancia salarial entre los ingenieros de programas que les ha llevado a tener que reajustar sus salarios.

De esta manera, la compañía repartirá casi nueve millones de euros entre los 10.677 empleados afectados, aunque no especifica cuántos de ellos son hombres.