Compartir

La Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas) ha decidido mantener la previsión de crecimiento para la economía española este año en el 2,2%, dada la prolongación de la política monetaria expansiva, la moderación del precio del petróleo y el mantenimiento de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) prorrogados, sin cambios.

En un comunicado, Funcas informó de que estos factores están compensando “por ahora” el “creciente deterioro” en el contexto internacional e incidió en el carácter provisional de estas estimaciones por la falta de un horizonte de política económica “claro”.

En concreto, en el plano nacional, Funcas ha reducido la aportación del sector exterior, que restará dos décimas al crecimiento frente a una décima esperada en mayo, pero ha aumentado la contribución de la demanda interna en una décima por las favorables condiciones financieras y la mejora del poder adquisitivo por el abaratamiento del precio del petróleo.

De cara a 2020 y 2021, Funcas espera que la desaceleración se prolongue y el PIB crezca un 2% y un 1,8%, respectivamente, lo que supone dos décimas más de lo esperado para el próximo año y el mantenimiento de la previsión anterior para 2021.

Para estos años, la demanda interna se debilitará de forma progresiva en línea con el ligero repunte de la tasa de ahorro, la menor expansión del gasto público y la pérdida de dinamismo de la inversión. Por su parte, el sector exterior mejorará por la recuperación de las economías mundial y europea y el freno de las importaciones, resultado de la menor demanda interna.

En lo que respecta al empleo, Funcas prevé que se generen más de un millón de puestos de trabajo entre 2019 y 2021, lo que permitiría un descenso de la tasa de paro hasta el 13,7% este año, el 12,4% en 2020 y el 11,5% a finales de 2021.

Funcas también destaca que el crecimiento de las remuneraciones salariales en 2020 y 2021 será del 1,4% en cada año, inferior al esperado para el ejercicio actual del 2,1%, influido por el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y de los salarios en la función pública, pero será superior a las tasas observadas en los últimos años.

Esto unido al escaso crecimiento de la productividad dará lugar a un crecimiento de los costes laborales unitarios superior también al registrado en la etapa más reciente, según esta fundación.

Por último, la ralentización de la economía condicionará la reducción del déficit público, según Funcas, desde el 2,2% del PIB este año, por encima del objetivo, hasta el 1,7% en 2021, cuando el objetivo es el equilibrio.