Compartir

El exconsejero catalán de Interior Joaquim Forn negó este miércoles, en su alegato final en el juicio del ‘procés’, que es “rotundamente” falso que su actuación como miembro del Gobierno de Carles Puigdemont tuviera como objetivo “liquidar la Constitución y atacar el orden constitucional”.

En estas palabras finales en el Tribunal Supremo, Forn sostuvo que los Mossos d’Esquadra, que estaban a sus órdenes durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, cumplieron “con las órdenes de la Fiscalía y con los mandamientos judiciales” referidos a la consulta anulada por los jueces.

Además, el exconsejero catalán dijo que los agentes de la Policía catalana “nunca” recibieron de su parte “ni por parte de ningún miembro del Gobierno instrucción alguna para dejar de cumplir con sus obligaciones como Policía judicial”, en referencia a los mandamientos judiciales para impedir el 1-O.

Asimismo, Forn se refirió a que sus declaraciones “en favor de la celebración del referéndum nunca interfirieron en las obligaciones de la Policía, sino que expresaban mi apoyo al compromiso político del Gobierno”.

El exconsejero hizo estas consideraciones tras defender que el 1-O fue un “hecho extraordinario” y de “gran valor democrático”, en el que sostuvo que sólo se produjeron incidentes en 20 de los 2.000 puntos de votación que hubo esa jornada. En este sentido, señaló que condena los actos violentos “provengan de donde provengan”.