Compartir
Servimedia

La Asamblea de Extremadura aprobó este jueves el proyecto de Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, que pondrá fin a la utilización de animales salvajes en espectáculos circenses en esta comunidad autónoma, la cual se convierte en la octava que cierra sus puertas a estas actividades, después de Cataluña, Baleares, Galicia, Murcia, La Rioja, Comunidad Valenciana y Aragón.

La iniciativa, presentada por el Grupo Parlamentario Socialista, salió adelante con el respaldo de este grupo, Podemos y Ciudadanos, y contó con el voto en contra del PP.

De esta forma, se cierra el camino emprendido en 2015 por la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio a instancias de las entidades de protección animal InfoCircos, Fepaex y Avatma.

Extremadura es la octava comunidad autónima en prohibir ese tipo de espectáculos y la primera en hacerlo por razones de seguridad, además de por protección animal.

“La presencia de animales salvajes en circos es incompatible con el bienestar animal y además supone un peligro para la seguridad pública y para la sanidad animal. La Federación Veterinaria Europea (FVE) y el Consejo General de Colegios Veterinarios de España han corroborado estos hechos y recomiendan por estos motivos a las autoridades competentes la prohibición de los espectáculos circenses con animales salvajes”, indicó Marta Merchán, coordinadora de InfoCircos.

Merchán aseguró que “la prohibición en la utilización de animales salvajes en espectáculos circenses es algo sobre lo que existe amplio consenso, tanto social como político”.

“El circo es una expresión artística en constante evolución y, como tal, debe adaptarse a los tiempos. Para la sociedad actual ha pasado a ser inaceptable la presencia de elefantes, osos, grandes felinos o hipopótamos en circos, en unas condiciones de encierro y privación que la vida en permanente estado de itinerancia conlleva necesariamente. El circo con animales salvajes ha quedado obsoleto y las pocas empresas que aún cuentan con este tipo de espectáculos deben reconvertirse si no quieren desaparecer”, añadió.

MEDIA DOCENA DE CIRCOS

Según InfoCircos, coalición formada por ANDA, Animanaturalis, AAP Primadomus, FAADA y Born Free Foundation, apenas media docena de circos utilizan animales salvajes en sus espectáculos en España y el resto ya prescinde de ellos. Ese primer grupo dispone de un programa de actuación alternativo sin animales para presentarse en las localidades y regiones en las que ya no se autoriza la presencia de animales salvajes, por lo que el impacto social y económico de estas prohibiciones es mínimo.

“Desde InfoCircos siempre hemos tendido la mano a estas empresas para que su proceso de transición sea lo menos traumático posible. Desde el primer momento nos hemos ofrecido a ayudarles en la reubicación de sus animales en el momento en que decidan dar el paso a la reconversión y así ha sido el caso para varios circos españoles que han decidido seguir este camino”, comentó Merchán.

En el centro de rescate para animales salvajes de AAP Primadomus, situado en Villena (Alicante), el 80% de los grandes felinos acogidos proceden de circos o de criadores vinculados a entidades circenses.