Compartir

El crimen de Alcàsser conmocionó a la sociedad española de los años 90. En 2019, el documental producido por Netflix ‘El Caso Alcàsser’ ha despertado de nuevo el interés sobre lo que sucedió la noche del 13 de noviembre de 1992, día en que desaparecieron.

Tras su estreno, un grupo de curiosos se acercó al lugar donde se encontraron los cuerpos sin vida de Míriam, Toñi y Desirée, y encontraron cuatro huesos que fueron remitidos al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, donde han logrado extraer ADN, según ha publicado ‘Las Provincias’.

Desde el Instituto de Medicina Legal de València se dará cita a los padres de la asesinadas para tomarles muestras de saliva y cotejarlas con el ADN encontrado y determinar si los restos óseos encontrados  pertenecen a las menores.

Por el momento solo se desea saber la procedencia de los huesos encontrados recientemente: un trozo de falange y otros tres huesos más.