Quantcast

El etarra ‘Tontxu’ acepta un año de prisión por humillar a las víctimas del terrorismo en su blog

El miembro de ETA Luis Miguel Ipiña Doña, alias ‘Torero’ o ‘Tontxu’, ha aceptado este miércoles ante un tribunal de la Audiencia Nacional un año de prisión por humillar e insultar a las víctimas de la banda terrorista en su blog tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha celebrado una breve vista en la que ‘Tontxu’ ha comparecido por videoconferencia y ha reconocido los hechos por los que le acusa el Ministerio Público.

Por su parte, la fiscal, de acuerdo al pacto de conformidad, ha modificado su escrito de calificación y ha rebajado la petición inicial de pena de dos años de prisión a un año de cárcel por el delito de descrédito, menosprecio y humillación a las víctimas de delitos terroristas o sus familiares.

El escrito de acusación detalla las 32 opiniones que publicó el acusado entre el 12 de marzo de 2010 y el 20 de febrero de 2014 en su blog, titulado ‘Askatasuna, la verdad sobre Euskal Herria y su lucha por la libertad’, que, a juicio del Ministerio Público, tiene un carácter “objetivamente humillante y vejatorio”.

En una entrada publicada tras el acto celebrado el 2 de julio de 2010 en el Parlamento vasco en memoria de las víctimas del terrorismo, Ipiña Doña critica “hacer homenajes a los hijos de puta que invadieron nuestro país o colaboran con el criminal invasor y menospreciar a los mejores hijos de Euskal Herria, como es pedir a ETA que deje las armas cuando sabemos que entonces toda esa gentuza va a dormir tranquila”.

CALIFICA A LAS VÍCTIMAS COMO “REPUGNANTE CHUSMA”

En un comentario posterior de ese mismo año, ‘Tontxu’ se refiere a los familiares de los asesinados por la organización terrorista como “repugnante chusma”. “Lo que deben hacer es marcharse a España y dejarnos vivir en paz, pues son ellos los que han traído y siguen trayendo el terror a nuestro pueblo”, dice.

En concreto, dirige un ‘post’ a Joseba Pagazaurtundua, policía municipal de Andoain asesinado por ETA el 8 de febrero de 2003, al que llama “sinvergüenza”. “De ETA se pasó a la Policía llegando a detener a gente de nuestro glorioso ejército de liberación nacional”, le reprocha.

También, según señala el escrito de acusación, apela a la hermana de Joseba, Maite, a la que se refiere como “señora mierda de Pagazaurtundua”: “Aquí la única víctima de terrorismo es nuestra patria y un día todas las mierdas como tú y como los fascistas que te acompañan seréis la vergüenza de esa Euskal Herria que, gracias al generoso sacrificio de nuestros hermanos etarras, resplandecerá”.

El escrito del Ministerio Público se hace eco además de una serie de elogios a etarras como Txabi Etxebarrieta, “el primer mártir de la época moderna”; Jon Anza, “querido patriota (…) asesinado por las fuerzas criminales e invasoras españolas y con la gran complacencia de los franceses”; o Antonio Troitiño, “heroico luchador vasco” cuya puesta en libertad celebra.

‘Tontxu’ no se limita a festejar las acciones etarras, sino que jalea también las de otras organizaciones terroristas. Así, se refiere al atentado talibán perpetrado el 25 de agosto de 2010 contra la base española de Qala-e-now, en Afganistán, en el que murieron los guardias civiles José María Galera y Abraham Leoncio.

SIN ANTECEDENTES PERO CON PASADO

Debido a que tanto la Fiscalía como el acusado han afirmado ante el tribunal que no recurrirán la sentencia en una instancia superior, en este caso ante el Tribunal Supremo, la resolución que dictará la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, y en la que se plasmará el acuerdo de conformidad, adquirirá firmeza.

‘Tonxtu’ no posee antecedentes penales, tal y como señala en su escrito la Fiscalía, pero sí tiene un extenso pasado vinculado a ETA por el que llegó a ser detenido hace dos años en el aeropuerto madrileño de Barajas nada más aterrizar procedente de Bogotá tras pasar más de 30 años fugado.

Entonces, la Audiencia Nacional, siguiendo el criterio del Ministerio Público, ordenó su puesta en libertad con medidas cautelares por su “precario” estado de salud y por la prescripción de los delitos más graves que se le imputaban.

Ipiña Doña pretendía entrar en España empleando un pasaporte de México, país donde residía desde 1980 y en el que se nacionalizó en 1987. Se le atribuyen importantes acciones terroristas, atentados con víctimas mortales y colocación de explosivos con numerosos heridos como integrante del ‘comando Otxobi’.

Comentarios de Facebook