Compartir

Las chicas de Teruel son las conductoras jóvenes más prudentes al volante en España, mientras que entre los de Soria son los hombres quienes mejor conducen. Por el contrario, los más peligrosos cuando manejan un vehículo resultan ser los de Melilla, tanto ellos como ellas.

Así se recoge en la cuarta edición del informe ‘La juventud al volante: por qué es necesario ser prudente’, realizado por ‘Estamos Seguros’, una iniciativa de promoción del valor social del seguro impulsada por Unespa (Asociación Empresarial del Seguro).

El estudio, elaborado a partir de los datos de la Estadística de Seguros de Automóviles (ESA) con datos de 2018, ofrece una radiografía de cómo conducen los jóvenes españoles de hasta 35 años, un grupo de población que suele provocar más accidentes que los conductores experimentados y, sobre todo, de mayor gravedad.

El informe considera accidentes graves los siniestros con algún herido o fallecido, y leves los casos en los que sólo hubo daños materiales (o, lo que es lo mismo, golpes de chapa en el vehículo).

Asimismo, evalúa del 1 al 10 la probabilidad de accidente entre los jóvenes de las diferentes provincias, con 10 como mejor nota y ponderando la cantidad de siniestros ocurridos en función del número de vehículos registrados en cada territorio.

ACCIDENTES GRAVES Y LEVES

Al analizar los accidentes graves, los jóvenes menos propensos a causarlos son los chicos de Soria, quienes sacan un 10 al volante. A continuación, aparecen las chicas de Segovia, con un notable alto.

En conjunto, Ávila, Huesca, Segovia, Soria y Teruel resultan ser las provincias donde tanto ellos como ellas son menos propensos a causar un accidente con heridos o fallecidos. Lo contrario ocurre en Ceuta, Cádiz, Las Palmas, Melilla y Sevilla, lugares donde los conductores de hasta 35 años son más proclives a tener siniestros graves.

Un repaso de las colisiones menos graves muestra cómo las chicas de Huesca, Palencia, Soria y Teruel marcan la diferencia. Las conductoras de hasta 35 años logran matrícula de honor en estas cuatro provincias. También obtienen sobresaliente alto las de Albacete, Ávila, Cáceres, Guipúzcoa y Zamora. Entre los chicos no hay matrículas de honor, pero sí varios sobresalientes, concretamente los de Palencia, Soria, Teruel, Huesca y Ciudad Real.

Los únicos conductores que suspenden cuando se miden los golpes de chapa son los de Melilla. Los de Ceuta sacan un aprobado raspado. Las colisiones leves abundan en la circulación urbana y los atascos, lo que se puede comprobar al echar un vistazo a las provincias con las notas más bajas.

Aunque logren aprobados holgados, los chicos y chicas de Madrid, Sevilla y Málaga (todas ellas provincias con algún área metropolitana relevante) son los que obtienen las peores calificaciones de toda España.

CALIFICACIÓN GLOBAL

Al cruzar las dos escalas (accidentes graves y leves) se logra identificar a los mejores conductores jóvenes del país. Las chicas logran matrícula de honor en cuatro provincias (Huesca, Palencia, Soria y Teruel) y los chicos en una (Soria) y sobresaliente en las otras tres. Además, ellas y ellos logran también sacar un sobresaliente en Ciudad Real.

Dado que los chicos de Soria son los más prudentes al volante, cabe ‘desempatar’ entre las chicas, ya que las de Huesca, Palencia, Soria y Teruel han obtenido la calificación máxima. El informe analiza las notas de las conductoras noveles (con menos de tres años de carné) y concluye que las conductoras turolenses obtienen un 7,7, por delante de las palentinas (6,6), de las oscenses (5,4) y de las sorianas (4,2). Por tanto, las jóvenes de Teruel son quienes pueden considerarse las mejores conductoras jóvenes de España en 2018.

Al contrario, los jóvenes más peligrosos al volante son los de Melilla, tanto ellos como ellas, seguidos de los de Ceuta (en ambos casos) y los de Sevilla (en mujeres) y los de Las Palmas (en hombres).

La falta de experiencia está detrás en el hecho de que los jóvenes sean más proclives a protagonizar accidentes al volante. El informe muestra con claridad cómo la probabilidad de tener un percance va descendiendo conforme se acumulan años de conducción Los menores de 36 años tienen dos veces y media (145%) más probabilidades de tener un accidente de tráfico que un conductor ordinario cuando tienen menos de tres años de carné. Pero cuando llevan más de una década conduciendo, esta probabilidad disminuye muy significativamente y pasa a ser de apenas un 9% más.

(SERVIMEDIA)