Compartir

Este viernes ha ingresado en prisión el presunto yihadista que fue detenido por la Policía Nacional el pasado martes en Manilva (Málaga). Un hombre de 27 años de edad y nacionalidad marroquí, que había sido captado por la organización terrorista Daesh y estaba dispuesto a cometer atentados en España tras no reunir dinero para viajar a Siria.

Según informó la Policía, el arrestado había realizado el “juramento de lealtad y obediencia” a la organización terrorista y a su cabecilla, Abu Bakr Al Baghdadi. Este tipo de compromiso entre los miembros de Daesh en suelo europeo supone en muchos casos el paso previo a la comisión de atentados

El joven mantenía contacto a través de Internet con varios integrantes de la banda criminal, que se encontraban en la zona de Siria dominada por la misma. Además, había manifestado su firme intención de desplazarse hasta zona de conflicto para unirse a la filas del Daesh y llevar a cabo la yihad violenta

En los últimos meses, el investigado intensificó sus publicaciones en los perfiles de redes sociales que administraba y en las que evidenciaba una progresiva determinación yihadista y su adhesión a la red criminal encabezada por Al Baghdadi.

LOS MACABROS PLANES DEL YIHADISTA

Según la fiscalía de la Audiencia Nacional, las Fuerzas de Seguridad tienen en su poder un vídeo, grabado en agosto de 2018 desde la feria de Manilva, afirmando que en ese lugar se iba hacer explotar.

Recientemente había asegurado que ya estaba preparado, y de hecho se había interesado por compras de armas de fuego y armas blancas.