Compartir

Antes de copar los titulares con la tragedia de su muerte, Laura Luelmo, la joven de 26 años, protagonizaba una vida llena de sueños que iba cumpliendo. En su día a día, era maestra en El Campillo (Huelva), pero la zamorana también era caricaturista. Y lo hacía muy bien, tanto, que su obra se llegó a exponer en la jornada de puertas abiertas de la Biblioteca Nacional, en 2016, en Madrid.