Compartir

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado consiguieron detener este domingo en Sevilla a cinco personas después de una intensa y espectacular persecución policial.

Todo comenzó a media tarde a la altura del kilómetro 5 de la carretera A-480 en San Lucar de Barrameda (Cádiz) cuando una persona vio cómo desde una furgoneta, que acompañaba a un vehículo, se arrojaron a la cuneta los cuerpos de tres ciudadanos.

A partir de ahí la Guardia Civil inició la búsqueda de los responsables con un amplio operativo. Un agente que estaba fuera de servicio se los encontró en la carretera dirección Sevilla y alertó a sus compañeros. Los ocupantes del vehículo fueron detenidos en la carretera A-66, pero la furgoneta consiguió huir.

Finalmente el conductor de la furgoneta fue arrestado en Sevilla por miembros de la Policía Local. Previamente había bajado del vehículo por lo que los agentes efectuaron disparos al aire para reducirle.

De las tres personas que fueron arrojados a la cuneta, una falleció y las otros dos se recuperan de las heridas.