Compartir

Los Gobiernos de España y Marruecos celebraron este viernes un encuentro en la ciudad marroquí de Esauira para analizar el fenómeno migratorio y coincidieron en afrontarlo “desde un punto de vista humanitario, pragmático e integrador”.

Según informó Interior, en la reunión participaron por parte española la secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, y la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, que reconocieron el papel esencial que Marruecos desempeña en la gestión migratoria.

La delegación marroquí estuvo encabezada por el director de las Migraciones y de la Vigilancia de Fronteras del Reino de Marruecos, Walli Khalid Zerouali.

La reunión, la decimoctava del Grupo Permanente sobre Migración Hispano-Marroquí desde que se constituyó en 2003, sirvió para analizar la actual dinámica de creciente presión migratoria y la forma de reforzar la colaboración entre ambos países.

Interior destacó que en el encuentro se trataron cuestiones “como la vigilancia de fronteras, la lucha contra el tráfico ilegal de personas o el impulso de canales seguros y ordenados de inmigración legal a través de medidas como la gestión colectiva de contrataciones en origen”.

“MÁXIMA URGENCIA”

Ambas partes acordaron volver a convocar de nuevo el Grupo Permanente Hispano-Marroquí sobre Migraciones el próximo mes de noviembre en Madrid, para continuar con los trabajos conjuntos.

Asimismo, la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, se refirió a que “frente al incremento de la presión migratoria creciente, España ha apostado y seguirá apostando por apoyar la labor de las autoridades marroquíes”, en el marco de la Estrategia Nacional de Inmigración y Asilo lanzada por Su Majestad el Rey Mohamed VI, en beneficio, asimismo, del conjunto de África y de la UE.

El Ministerio destacó que la ‘número dos’ de Interior se refirió a que “la actual presión, soportada por España y Marruecos, es un reto difícil que requiere una reacción con la máxima urgencia”.