Compartir
Servimedia

España y Francia escenificaron este 1 de octubre la “victoria” de la democracia sobre la banda terrorista con el acto de entrega de los archivos incautados a ETA en los últimos años en suelo francés.

La proyección de un vídeo en el que se destacaba la colaboración y cooperación de España y Francia marcó el inicio de este acto. En él se afirma que España “nunca va a olvidar la cooperación entre ambos países” ante la “batalla que tanto daño causó” a España.

El relator que dirigió el acto institucional en la sala Tapices del Palacio de la Moncloa dijo que con este momento se busca poner en valor la “impagable” labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la “leal estrecha y eficaz relación” entre ambos países y el “papel central de las víctimas” con esta lacra que azotó durante décadas a la sociedad española.

Ante un fondo blanco en el que destacaban las palabras “Paz, Bakea, Paix”, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aseguró que este acto suponía la forma de “dar visibilidad a la victoria” y una manera de “rendir homenaje profundo y sentido al triunfo de las víctimas y del Estado social y democrático de Derecho”. “Hoy sellamos el final de un camino que nuestra sociedad jamás quiso recorrer”, dijo.

Por su parte, el primer ministro francés, Édouard Philippe, dijo que su país y España son “invencibles” si mantienen en el futuro la unión y determinación que emplearon para derrotar conjuntamente a la banda terrorista ETA.

En una intervención que comenzó en español recordando las amargas horas del asesinato de Miguel Ángel Blanco, Philippe se refirió a que españoles y francesas celebraban este lunes “con sentimientos entremezclados” la “victoria común” contra el terrorismo de ETA. “Sentimientos entre los que se encuentra un inmenso orgullo, una gran gratitud, pero también heridas y pérdidas irremplazables”, afirmó.

Los archivos entregados en febrero, cuyo reflejo simbólico se conmemoró este 1 de octubre, formaba parte de cincuenta sumarios instruidos por la justicia francesa contra ETA, sumarios que ya se encontraban concluidos definitivamente.

Concretamente, Francia entregó a España más de 40.000 folios, numerosos archivos digitales y más de 300 armas y piezas de armas. Con toda esta documentación, se intentará arrojar luz sobre los atentados de ETA que aún permanecen sin esclarecer. Desde su entrega en febrero de este año ya se ha esclarecido el asesinato del funcionario de prisiones Máximo Casado.

Una vez analizados, todos los efectos serán entregados al Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, con sede en Vitoria, que será inaugurado próximamente. Este centro, según dijo Sánchez, va a ayudar a “construir el relato desde la verdad, una de las deudas con las víctimas y la sociedad” frente “a la tentación de la desmemoria”.

MEDALLAS

El presidente Sánchez también impuso a las magistradas francesas Laurence Le Vert y Hèléne Davo la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica por su destacada labor en este proceso

Después de guardar un minuto de silencio con todos los presentes en pie, se acabó con danza de homenaje (Aurresku) interpretada por un txistulari y dos dantzaris vascos.

En el acto, por parte de España, se dieron cita los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Además de varios ministros del actual Gobierno (Justicia, Exteriores, Educación, Interior e Industria) y la vicepresidenta Carmen Calvo. Adema´s del exlehendakari vasco Patxi López, también autoridades judiciales y mandos policiales y dieciséis de las veinte asociaciones y fundaciones de víctimas invitadas; y otros cargos como la presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega; el defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán; y el director del CNI, Félix Sanz Roldán. Así como el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, y la fiscal general del Estado, María José Segarra.

No obstante, ningún cargo institucional del Partido Popular invitado acudió. Según explicaron desde el Ejecutivo, se había cursado la invitación correspondiente a los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy, así como a la presidenta del Congreso, Ana Pastor; al del Senado, Pío García-Escudero; y al presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido.