Compartir
Real Instituto Elcano

El Gobierno español ha expuesto ante la ONU los antecedentes históricos sobre Gibraltar, la “ocupación ilegal y contraria al Derecho Internacional” del istmo, de las aguas en torno al Peñón y del espacio aéreo suprayacente, los “problemas” que dicha “ocupación” plantea en el siglo XXI y el “anacronismo” que supone la pervivencia de este “régimen colonial”.

Según informó Exteriores, así se pronunció el Ejecutivo durante la reanudación de las sesiones de trabajo del ‘Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales’, también conocido como el ‘Comité de los 24’ o ‘Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas’.

España intervino en la primera sesión de trabajo reiterando su “absoluto compromiso” con las labores desarrolladas por el Comité, en el que participa y contribuye habitualmente como país “que padece una situación colonial en su territorio”.

Recordó también que, “a pesar de la eficacia de su trabajo, la eliminación del colonialismo, que es su razón de ser, todavía no ha sido completada”. Asimismo, expuso el “anacronismo” que supone la pervivencia del “régimen colonial” en Gibraltar, donde, “a diferencia de otros procesos de descolonización, rige el principio de restitución de la integridad territorial española, amputada con la presencia de la colonia en territorio español, siendo ésta la doctrina del propio Comité y de la Asamblea General de las Naciones Unidas”.

En este sentido, recordó que esta circunstancia, reconocida por la ONU desde 1965, “hace claramente distinto el caso de Gibraltar del de otros territorios sometidos a descolonización, en los que suele aplicarse el principio de libre determinación de los pueblos.

Insistió en que la Asamblea General solicitó que el Reino Unido pusiera fin a la situación colonial de Gibraltar antes del 1 de octubre de 1969, lo que le permitió indicar que “el próximo 1 de octubre se cumplirán 50 años de la desatención de dicha solicitud efectuada por el único órgano de las Naciones Unidas en el que están presentes sus 193 Estados Miembros”.