Compartir

España participa en 8 de los 18 ensayos clínicos internacionales relacionados con la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), según destacaron este viernes los expertos en la mesa redonda ‘Investigación Clínica y Asistencia, dos pilares inseparables para el avance contra la ELA’ celebrada en el Primer Congreso Internacional de la Comunidad de la ELA (CincELA) organizado en Madrid por la Fundación Francisco Luzón.

Los especialistas abordaron este binomio de investigación clínica y asistencia para visibilizar la necesidad de incrementar los ensayos clínicos en España. A este respecto, la responsable de la plataforma de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria, Amelia Martín Uranga, remarcó que en la actualidad, de los 7.000 medicamentos que se encuentran en desarrollo a nivel global, 1.300 están destinados a las enfermedades neurológicas.

De hecho, de las últimas 46 nuevas moléculas aprobadas por la Agencia Americana del Medicamento (FDA), el 13% estaban destinados al área de la neurología. Asimismo, en el caso concreto de la industria farmacéutica establecida en España, ha habido un aumento del 5,7% en la inversión en I+D, de la cual, “Farmaindustria invierte un 60% en ensayos clínicos. Todo ello ha repercutido en que, actualmente, España sea, después de Estados Unidos, uno de los países en los que los principales laboratorios realizan sus ensayos clínicos”, puntualizó.

Martín Uranga subrayó, además, que “desde 2013 hay en activo 18 ensayos relacionados con la ELA y España participa en 8 de ellos, muchos en fases tempranas, y el 50% de los mismos son promovidos por la industria farmacéutica”.

En cuanto a los biomarcadores, la doctora Mónica Povedano, coordinadora de la Unidad Funcional de Motoneurona en el Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona), destacó que “la ELA no es una única enfermedad sino muchos tipos de enfermedad”. Por ello, no todos los pacientes comparten la misma evolución de la patología. De ahí que “los biomarcadores sean el camino para mejorar la asistencia clínica y para hacer mejores diagnósticos, pronósticos, conocer los mecanismos que están implicados en la enfermedad y monitorizar al enfermo en los ensayos clínicos”.