Compartir

Los pulsómetros se están convirtiendo en un elemento cada vez más común entre aquellos que practican algún deporte, ya sea en el gimnasio o corriendo en el exterior. Ante eso, la pregunta inevitable es si realmente mejoran los resultados comparándolos con entrenar sin ellos.

Lo cierto es que se pueden alcanzar los resultados deseados sin ayuda del pulsómetro, pero, con la tecnología que hoy en día incluyen, son una gran ayuda para conseguirlos de manera más rápida y efectiva, además de ser unos grandes motivadores. Lo mejor es que, gracias a la oferta existente, cualquiera puede encontrar el suyo. Esta  nueva web de comparativas< puede dar una idea de los modelos existentes.

¿Qué es un pulsómetro?

Antes que nada, es conveniente definir qué es un pulsómetro. Se trata de un dispositivo que permite controlar en todo momento el estado físico durante el entrenamiento, ayudando a que este se realice de manera saludable.

Son especialmente útiles en actividades que impliquen un esfuerzo continuado y prolongado, como el running, el ciclismo, la natación o el fitness. A la hora de elegirlo, es conveniente tener claro para que tipo de actividad se va a utilizar, ya que las funcionalidades pueden variar.

El pulsómetro, como función principal, mide la frecuencia cardíaca y establece diferentes zonas de intensidad en relación a las condiciones físicas del individuo. Gracias a esto, ofrece datos precios sobre las calorías que se van consumiendo. Además, la mayoría de los dispositivos suelen incorporar muchas otras funciones para mejorar el rendimiento deportivo.

Beneficios de entrenar con pulsómetro

Una vez que se haya adquirido, hay que mentalizarse de que el pulsómetro debe convertirse en un compañero de entrenamiento en cada una de las ocasiones. Solo así se podrán obtener los beneficios asociados a su uso, mejorando la condición física y sin poner en riesgo el cuerpo.

Gracias a este aparato, con un solo vistazo se puede comprobar si se está realizando un esfuerzo efectivo, sin traspasar unos límites que pueden ser perjudiciales para la salud. Para los interesados, aquí dejamos esta url con consejos al entrenar con pulsómetros.

Controla el gasto de calorías

Uno de los motivos principales por el que muchos se deciden a comprar un pulsómetro es la posibilidad de controlar en todo momento el número de calorías que se queman con el entrenamiento.

Ayuda a alcanzar los objetivos

Un pulsómetro, bien utilizado, funciona casi como un entrenador personal: va contigo en cada momento, guiándote durante los entrenamientos. Así, proporciona toda la información que se necesita para alcanzar las metas con mayor facilidad, desde las pulsaciones a la intensidad y la distancia.

Mide tu frecuencia cardíaca máxima

Aunque los más habituados a realizar algún ejercicio ya lo saben, es conveniente explicar la importancia de conocer la frecuencia cardiaca máxima. Se trata de un factor que va a indicar cuál es el estado de forma real de la persona. Con este dato se puede saber el esfuerzo que se está realizando y hasta dónde se puede llegar.

Motivación

Gracias a toda la información proporcionada por el pulsómetro, siempre estaremos al tanto de como evoluciona nuestro estado físico.

Para muchos, esto supone un plus de motivación. El entrenamiento se convierte en una competición contra uno mismo, teniendo siempre presente como se va mejorando y marcándose las siguientes metas.

Conoce tu Cuerpo

En la práctica, el principal beneficio del pulsómetro se podría resumir en su capacidad para mostrarnos cómo funciona nuestro cuerpo. Poder evaluar nuestras sensaciones y compararlas con los datos reales es vital para identificar las señales que nos envía nuestro cuerpo. En definitiva, una herramienta perfecta para entrenar mejor y evitar sustos.

Claves para elegir un pulsómetro

La cantidad de modelos existentes en el mercado puede hacer que no resulte sencillo elegir el pulsómetro más adecuado. Por esa razón, es conveniente tener en mente algunos detalles que pueden facilitar la compra.

No te dejes llevar por el precio.

Inevitablemente, el precio va a ser uno de los factores a tener en cuenta a la hora de adquirir el producto. En el mercado se pueden encontrar pulsómetros de todos los precios, desde los más baratos a los muy caros.

El precio, normalmente, está relacionado con las funcionalidades que presenta el dispositivo. Para elegir correctamente, primero hay que conocer cuáles son nuestras necesidades reales. No valdrá de nada comprar uno muy caro y con muchísimas funciones si luego no se van a utilizar. Por el contrario, tampoco será útil uno muy económico si se queda corto en prestaciones.

Cuidado con la estética

Con solo echar una ojeada a la oferta existente se puede comprobar que hay algunos pulsómetros realmente vistosos y con un diseño espectacular. Sin embargo, en ocasiones, sus funciones dejan bastante que desear. No hay que olvidar que vamos a usarlo con un fin en concreto y no como adorno.

Cuanto más sencillo mejor

Como ocurre con todos los aparatos electrónicos, a veces nos dejamos llevar por aquellos más complejos, pensando que son, a su vez, más completos. Sin embargo, hay que recordar que vamos a usarlo en circunstancias no muy cómodas, como en plena carrera. Por eso, la sencillez en su manejo es un plus a su favor.