Compartir

El veranillo de San Miguel o ‘veroño’ con altas temperaturas de los últimos días se quedará este martes solamente en el cuadrante suroeste peninsular, donde los termómetros superarán los 34 grados, mientras que se despedirá del Mediterráneo peninsular porque en esa zona se espera una caída térmica de cinco a nueve grados.
La predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), recogida por Servimedia, indica que las temperaturas ascenderán sólo en Navarra y el norte de Castilla y León, mientras que descenderán en el sur de Andalucía y Baleares, pero sobre todo en el tercio este peninsular.

El descenso térmico será más pronunciado en Lleida (nueve grados menos en apenas 24 horas); Murcia (ocho); Albacete (siete); Castellón, Girona, Huesca y Teruel (seis), y Cuenca, Tarragona y Valencia (cinco).

Las capitales más calurosas serán Badajoz, Córdoba y Sevilla (37), y Cáceres y Ciudad Real (35), en tanto que se espera un ambiente más suave en San Sebastián, Santander y Oviedo (20), Vitoria (21) y Bilbao y Burgos (22).

LLUVIAS

Por otro lado, este martes se esperan precipitaciones a primeras horas del día en el noreste de Cataluña, que tenderán a remitir, mientras que en la Comunidad Valenciana, Murcia y zonas próximas del interior habrá nubes y chubascos que pueden ir acompañados de tormentas fuertes en tierras valencianas.

No obstante, la Aemet ha activado avisos amarillos (riesgo para hacer actividades al aire libre) en el litoral norte de Alicante y el litoral sur de Valencia porque en esas zonas se esperan lluvias fuertes de hasta 20 litros por metro cuadrado en 12 horas.

En el resto de España predominará el cielo soleado, con intervalos de nubes bajas en Alborán y en el interior del área cantábrica por la mañana. Por la tarde podrían aparecer chubascos en el este de Baleares.

Por último, este martes soplará levante fuerte con rachas muy fuertes en el Estrecho, alisios en Canarias y vientos de componentes norte y este en Baleares y los litorales de Galicia, el Cantábrico y el Mediterráneo, con intervalos de fuerte en el norte de Baleares y la costa norte de Galicia.