Compartir

El Sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras) pidió este viernes la dimisión “en bloque” del Gobierno de Pedro Sánchez después de que la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, haya anunciado la anulación de esa organización. “No saben lo que es legal y lo que no es legal”, denunció Otras.

Así lo afirmaron portavoces del citado sindicato en un encuentro con la prensa tras la lectura de un manifesto en el que reclamaron “derechos” para las personas que ejercen la prostitución: sueldo mensual, vacaciones, jubilación. “Para nosotras es de plena justicia”, aseveraron.

El sindicato Otras también criticó la posición “acomodada” de quienes se oponen a sus reivindicaciones, y respaldada, en su opinión, por un “feminismo blanco heterosexual y burgués”. Por ello, calificaron de “atrocidad” que no se les permita reclamar esos derechos.

También subrayaron que piden “los mismos derechos laborales” y “ni uno más”. “Los derechos los merecemos todas y no sólo unas cuantas privilegiadas”, añadieron, oponiéndose al “odio visceral esconde el abolicionismo” de la prostitución.

SINDICATO

También negaron que Otras apoye al empresariado, pues como sindicato dicen hacer “justo lo contrario”, a la par que recordaron la vinculación del partido en el Gobierno, el PSOE, con el ámbito sindical, lamentando, por tanto que tanto en el Ejecutivo como entre los socialistas se desconozca “que el trabajo sexual es trabajo” como hacen otras organizaciones sociales e incluso, dijeron, las Naciones Unidas.

“Merecemos todo el reconocimiento y el respeto por parte de las instituciones, les guste nuestro trabajo o no”, aseveraron, como portavoces de una lucha que consideran “reivindicativa, social, laboral y de derechos humanos”. “No somos sujetos pasivos”, agregaron portavoces del sindicato. “Quieren mantenernos en los márgenes de la sociedad”, concluyeron.