Compartir

El Sindicato de Estudiantes ha convocado una “huelga general estudiantil” para el próximo 14 de noviembre, según anunció este martes la secretaria general de la organización, Ana García. A la huelga están convocados los estudiantes de Enseñanzas Medias, Formación Profesional, Bachillerato y universidad.

El objetivo de la movilización es “rebelarse” contra la “opresión” que existe “sobre las mujeres jóvenes”, porque la asociación considera que la “educación es el espacio idóneo” para luchar contra el machismo y la homofobia.

La secretaria general aprovechó la ocasión para anunciar las demandas concretas que se hacen al Gobierno a raíz de la huelga convocada. La primera de ellas es desarrollar una asignatura de “educación sexual inclusiva” que sea “obligatoria y evaluable”, que se imparta en “centros públicos y privados” y que sirva para “educar en el respeto a la libertad sexual de las personas”.

La segunda petición es que se elabore un decreto ley para erradicar de todos los reglamentos de régimen interno las normativas que hacen mención y establecen “restricciones” a la vestimenta de las mujeres. Ana García ejemplificó este hecho indicando algunas situaciones “lamentables” en las que alumnas han sido sancionadas por vestir con “tirantes o shorts” con el argumento de que “pueden provocar una reacción no deseada”. “Estas normativas tratan de justificar que cuando las mujeres somos agredidas es por nuestra responsabilidad y nuestra culpa. Nuestro cuerpo y nuestra ropa no provocan absolutamente nada”, argumentó.

SEXISMO Y MACHISMO

La última demanda hace referencia a la “expulsión de forma inmediata” de los profesores que tienen “actitudes sexistas” y “machistas”, contra los que pidió “no impunidad”. Ana García señaló que no van a “ceder en nada”, porque “son exigencias innegociables”.

Del mismo modo, también aclaró que “no es una huelga contra el Gobierno”. “Es una huelga para que el Gobierno deje de hablar, que habla mucho pero no hace nada, y cumpla con sus obligaciones. Queremos hechos concretos y por eso vamos a salir a las calles”, dijo.

También hizo un llamamiento a las diferentes “plataformas, colectivos feministas, todas las organizaciones de la izquierda, sindicatos, colectivos sociales…”, para que “apoyen esta huelga y salgan a la calle para poner fin a la cultura de la violación, al machismo, a la violencia contra las mujeres y a la justicia patriarcal”.