Compartir

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, recibió este miércoles por tercera vez el encargo del Rey de formar gobierno tras unas elecciones generales.

La primera vez fue en 2016 cuando, tras una ronda de consultas después de las elecciones del 21 de diciembre de 2015, el jefe del Estado recibió el 22 de enero la negativa de Mariano Rajoy a asumir este reto porque no contaba con apoyos necesarios para ser investido.

Entonces, se abrió un ‘impasse’ histórico en la política española porque nunca un líder político, vencedor en las urnas, había rechazado el encargo del Rey.

El jefe del Estado encargó el 2 de febrero –tras una segunda ronda de consultas- al entonces líder de la oposición que intentara la formación de Gobierno. Y, un mes después, Sánchez se enfrentó a un debate de investidura en los primeros días de marzo con un insuficiente acuerdo con Ciudadanos. Perdió también la segunda votación el 4 de marzo.

Con el reloj de la democracia puesto en marcha, España volvió a las urnas el 26 de junio y, siguiendo con los cauces habituales, Mariano Rajoy aceptó intentar la formación de gobierno y logró seguir como presidente del Gobierno en octubre de 2016 gracias a la abstención del PSOE.

Ese movimiento del PSOE que permitió la gobernabilidad en manos de Rajoy se produjo después de que Sánchez dimitiera como secretario general del PSOE. Tras unos meses fuera de la política, Sánchez regresó en mayo de 2017 a la Secretaría General del PSOE y, en mayo de 2018 impulsó una moción de censura contra el entonces líder del PP que el 1 de junio prosperó e hizo presidente del Gobierno a Pedro Sánchez.

Desde el Ejecutivo, Sánchez convocó elecciones para el 28-A y, tras la victoria en las urnas recibió el encargo del Rey –después de una ronda de consultas el 4 y 5 de junio- de formar gobierno. La investidura, debido a la celebración el 26 de mayo de elecciones autonómicas y municipales, se celebró el 22 y 23 de julio.

Entonces, por segunda vez, Sánchez recibió el encargo del Rey y, tras la segunda votación el 25 de julio sufrió por segunda vez una investidura fallida.

De aquel fracaso, el Rey realizó una nueva ronda de contactos a finales de septiembre, pero no encargó a nadie la formación de Gobierno porque ningún líder político le garantizó que tenía los apoyos parlamentarios necesarios para superar una investidura.

En este 11 de diciembre –tras las elecciones del 10-N- Sánchez recibe por tercera vez el encargo del jefe del Estado de intentar la formación de Gobierno, esta vez con un acuerdo con Unidas Podemos de la mano y unas necesarias negociaciones con ERC muy avanzadas.

(SERVIMEDIA)