Compartir

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aseguró este miércoles que habría pensado en la posibilidad de dimitir en caso de sufrir una pérdida de votos y de escaños como la que ha experimentado el PP en las últimas elecciones generales, y aseguró que “por lo menos habría que hacer autocrítica”.

“Me lo hubiera pensado”, fue su respuesta en una entrevista en Antena 3 recogida por Servimedia, ante la pregunta de si habría dimitido en caso de estar en el lugar de Pablo Casado.


Rivera reiteró su negativa a abstenerse para facilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, y rechazó además que esa petición lanzada ahora por el PP sea similar a la que él hizo al PSOE en su momento para que facilitara la investidura de Mariano Rajoy. En aquel momento, dijo, se trataba de evitar unas terceras elecciones, pero ahora el PSOE tiene mayoría suficiente.

Considera “importantísimo y muy reevante” que empresas y bancos hagan sus análisis sobre la situación política, pero subrayó que “no se presentan a las elecciones” y son los españoles los que han decidido el peso de cada cual en el nuevo Parlamento. Ciudadanos sería criticado si hiciera “lo que hacen los bancos”, aseguró, y también hay quien le critica por no hacerlo. “Con todo el respeto”, dijo, “somos libres, independientes, autónomos, tomamos decisiones sensatas pero con libertad”.

De cara a las elecciones autonómicas y municipales del próximo 26 de mayo, reconoció que su “preferencia” de acuerdos es con el PP, pero precisó que habrá ciudades y regiones donde sea el PP el que tendrá que apoyar a Ciudadanos, porque lo importante es frenar los pactos de socialistas con populistas y nacionalistas.

Dejó claro en ese sentido que no es Ciudadanos quien está erosionando al PP, un partido que “se erosiona solo” con sus decenas de casos de corrupción pendientes de resolver y dirigentes que “no se hablan entre ellos”. Por ello, dijo, Pablo Casado no debería estar “obsesionado” con Ciudadanos, sino con frenar a Podemos.

En ese sentido, después de que el PP considerara “un chiste” que Rivera ofreciera sus escaños a Sánchez para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, el líder de Ciudadanos pidió a ese partido “que no frivolice” con la situación. “Han estado toda la campaña hablando de eso y ahora resulta que es un chiste”, ironizó, dejando claro que él también podría frivolizar con los escaños del PP en Cataluña pero “no lo voy a hacer”. La actitud del PP, sentenció, revela “inseguridad” y “preocupación” por su propia situación.

Rivera restó relevancia al tiempo que ha durado cada reunión del presidente del Gobierno en funciones con los demás dirigentes y al hecho de que con él solo estuviera cincuenta minutos, ya que ese tiempo “bien aprovechado da para mucho”, comentó, “y además yo hablo muy rápido”. Lo importante no es juzgar la frialdad o calidez entre unos y otros, precisó, ya que en política “se viene llorado de casa y con los amigos hechos”, sino la capacidad de hacer el papel que a cada cual le corresponde de manera responsable.

(SERVIMEDIA)