Compartir

El portavoz de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del PSOE, Pablo Bellido, afirmó este martes que la reforma del Código Penal impulsada por los socialistas, el PP y Ciudadanos en materia de imprudencia en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor y sanción del abandono del lugar del accidente será un “avance impresionante” para las víctimas de accidentes de tráfico.

Estos tres grupos parlamentarios acordaron en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados dar luz verde a un dictamen que endurece hasta nueve años de prisión las penas para los conductores de vehículos motorizados que arrollan a peatones o ciclistas. Esa reforma legislativa irá este jueves al Pleno de la Cámara Baja, que enviará el texto al Senado para continuar con la tramitación parlamentaria.

Bellido declaró a los periodistas en los pasillos del Congreso que el nuevo texto supondrá “un avance impresionante en la protección de las víctimas de siniestros viales”, puesto que “un porcentaje elevadísimo” de los casos volverán a la vía penal en lugar de quedarse en la civil, como ocurre tras la reforma del Código Penal impulsada por el PP en 2015.

Bellido indicó que “siempre habrá quien pueda ver el vaso medio vacío”, pero el texto recoge las reivindicaciones “fundamentales” de las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico porque la mayoría de los casos pasan de la jurisdicción civil, “con el coste que eso implica y el desequilibrio en relación con las entidades de seguros”, a la penal.

Además, se endurecerán las penas a los que causen accidentes como consecuencia de una imprudencia grave si conducen bajo los efectos del alcohol o las drogas y se definen las imprudencias menos graves, con lo que no se archivarán casos que actualmente sí están quedándose sin resolver.

La reforma incluye como novedad un nuevo delito de abandono del accidente para los conductores que causen algún accidente mortal, lo cual estará penado con hasta cuatro años de cárcel.