Compartir

El PSOE defendió este lunes que la esposa del presidente del Gobierno, Begoña Gómez, acudiese el pasado viernes a la manifestación del 8 de marzo, Día de la Mujer, junto con la vicepresidenta Carmen Calvo y varias ministras más del Gabinete.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, respondió a las críticas de que Gómez estuviese en primera fila coreando “no están, no se ven, las banderas del PP”. En su respuesta, cargó contra la formación que lidera Pablo Casado por remarcar el hecho de que Gómez es la mujer de Sánchez.

Así, Ábalos señaló que “cada persona lo hace a título de personal” pero “nadie lo hace a título de ‘esposa de’” y ese comentario, a su juicio, busca “degradar” a las personas justo en una movilización feminista. En este sentido, defendió el lema que corearon porque era una “obviedad” que las banderas del PP no estaban ni se las esperaban” en la manifestación, como tampoco lo están en la del Primero de Mayo por los derechos de los trabajadores.

El ‘número tres’ del PSOE puso en valor la movilización el pasado viernes de más de un millón de mujeres y hombres por toda España y lamentó que otros partidos, como Partido Popular y Ciudadanos estén “comprando el relato de la ultraderecha” en esta cuestión.

Le resultó “incomprensible” lo fácil que Partido Popular Ciudadanos se ponen de acuerdo para concentrarse en la plaza de Colón e “ir de la mano con toda la extrema derecha” y, sin embargo, “las pegas, los problemas, las excusas que encuentran para apoyar una movilización feminista”.

Así, señaló que el feminismo es un movimiento “emancipador” y, “o se es feminista o se es cómplice del machismo, no hay punto medio”. Tras denunciar que algunos partidos traten de “erosionar” el movimiento feminista haciéndolo “excluyente”

Ábalos lamentó los últimos tres casos de violencia de género de los últimos días donde tres mujeres han sido “asesinadas” por, presuntamente, sus parejas, lo que eleva a 12 el número de víctimas de “violencia machista” en 2019.