Compartir

En el Partido Popular creen que el PSOE y Unidas Podemos están en este momento inmersos en una “operación disimulo” con su cruce de ofertas y demandas de cara a fraguar un pacto que sea el sostén de la investidura del secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, como jefe del Ejecutivo.

Fuentes populares reaccionan así a los contactos entre el presidente del Gobierno en funciones y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, para fraguar lo que se ha denominado “gobierno de cooperación”.

Las citadas fuentes estiman que la investidura de Sánchez saldrá adelante y aceptará los apoyos de quien sea [ya sea con nacionalistas o independentistas] con tal de revalidar su mandato al frente de La Moncloa. Eso sí, en el PP no esconden su “disgusto” por el hecho de que el PSN haya favorecido hoy la Presidencia del Parlamento de Navarra para Geroa Bai.

De esta forma se cortaría la opción de que los dos diputados de UPN integrados en ‘Navarra Suma’ se abstengan en la investidura de Sánchez, algo que el PP veía bien siempre y cuando los socialistas navarros no peleasen por el poder y facilitasen la gobernabilidad de esta coalición de UPN, PP y Ciudadanos en el Gobierno foral.

Ahora, a pesar de que se aleja esta opción y se abren otros apoyos o abstenciones para que Sánchez logre el poder, en el PP dan por sentado que su investidura prosperará en la segunda votación.

El líder nacional del PP, Pablo Casado, adujo esta mañana que la Mesa del Parlamento navarro es “el primer pago al independentismo” porque Sánchez “está dispuesto a ceder cualquier cosa para seguir en el Gobierno”, ya sea en Navarra o en España.

Eso sí, desde la bancada popular remarcan por activa y por pasiva que no contribuirán a la formación de un nuevo Gobierno del PSOE mediante la abstención del Grupo Parlamentario Popular, al que los ciudadanos “han colocado en la oposición” tras las elecciones generales del pasado 28 de abril y son cuestiones “incompatibles”.