Compartir

La secretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, respaldó este sábado explícitamente las caceroladas y protestas en las que se exige la dimisión del Gobierno: “Mientras se respeten las condiciones sanitarias y sean una manifestaciones pacíficas, ¡adelante con ellas!”.

Así se pronunció en una entrevista en esRadio recogida por Servimedia, en la que insistió en la tesis del PP de que el estado de alarma “no tiene nada que ver con el interés sanitario”, pero que el Gobierno “está muy cómodo en la excepcionalidad para hacer y deshacer a su antojo”, y así “resquebraja una vez más la Constitución”.

Preguntada por las caceroladas y protestas, Beltrán afirmó que, como “partido de la libertad”, el PP respeta que se celebren; pero, más allá, las justificó al interpretar que “hay un clamor social contra Pedro Sánchez” y “la gente está muy harta”. “Mientras se respeten las condiciones sanitarias y sean manifestaciones pacíficas, ¡adelante con ellas!”, exclamó.

Además, la también presidenta del PP navarro contrastó que “el Gobierno persigue esas manifestaciones” que piden la dimisión de Sánchez “y, por otro, lado permite concentraciones a favor de la liberación de presos de ETA”, en particular por la de Patxi Ruiz, asesino del concejal de UPN Tomás Caballero. “Nadie del Ejecutivo tiene que decir algo al respecto, mientras han estado criticando a los que se manifiestan pidiendo su dimisión”, se quejó.

Siguiendo con EH Bildu, atribuyó el acuerdo firmado por esta formación con el PSOE y Unidas Podemos para una derogación íntegra de la reforma laboral, ocultado a otros aliados parlamentarios y a algunos ministros, a que “en el ADN del presidente va el engaño y la traición”.

Además, señaló como precedente el comunicado que firmaron Unidas Podemos y los partidos nacionalistas pidiendo la excarcelación de presos durante la epidemia de coronavirus y auguró que “nos quedan secuelas por ver”, porque “EH Bildu no para, tiene muy clara su hoja de ruta” y, según vaticinó, habrá un tercer acuerdo por la liberación de los presos. “La principal preocupación de Bildu es su banda, nunca le han importado sus trabajadores”, sentenció.

(SERVIMEDIA)