domingo, 20 septiembre 2020 13:55

El PP dice que “lo único que le queda ya es coger de la solapa a Sánchez para pedirle que despierte”

El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, valoró este viernes que “lo único” que le queda por hacer a su formación es es plantarse en la puerta del Palacio de La Moncloa para exigir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “que despierte ya de una vez” y actúe en Cataluña.

Así se pronunció en un desayuno informativo de ‘Vanity Fair’, en el que lamentó que el jefe del Ejecutivo no se haya puesto en contacto con el presidente del PP, Pablo Casado, tras el llamamiento que le hizo para forjar un “frente constitucionalista” contra el independentismo catalán.

Preguntado entonces si el líder del PP se plantea tomar la iniciativa y llamar al presidente para abordar la crisis catalana, García Egea respondió que “es lo único” que queda “ya”. “Porque desde luego lo hemos hecho a través de los medios y en todos los foros en los que hemos intervenido hemos pedido que se realice un frente común para frenar al independentismo”, expuso.

“Lo único que nos queda ya es plantarnos en La Moncloa y exigir al señor Sánchez, cogerle de la solapa al señor Sánchez y pedirle que despierte ya de una vez, que nos despierte a los españoles de esta pesadilla en la que concede todas las demandas que el señor Quim Torra le reclama”, manifestó el ‘número dos’ de Casado en Génova.

Alertó de que en Cataluña ya existe “claramente una ‘kale borroka’” porque hay “quienes quieren hacer de la violencia su única salida”. No obstante, analizó que el proceso independentista está “en vía muerta” por los propios partidos que abogan por la ruptura con el resto de España “ya no saben por qué puerta salir para abandonar un barco que ven que se hunde”.

En este punto, se dirigió al presidente catalán y le invitó a coger el avión y visitar a su antecesor en el cargo, Carles Puigdemont, “si no se siente a gusto en España”. “¡Pero que deje de cercenar los derechos y la igualdad de oportunidades de todos los españoles ante la ley!”, demandó el secretario general del PP.

Así, pidió que cualquier “de esos socios de Torra” que inste a la violencia, la auspicie o la fomente sea “fuertemente respondido” por parte del Estado y se reafirmó en que no se puede destinar “ni un euro público” a que “unos señores tengan como objetivo conseguir con violencia lo que no pueden conseguir en el Parlamento”.

Entonces, preguntado hasta en tres ocasiones por si el PP pedirá la ilegalización de la CUP, respondió que dentro de las posibilidades se propondrá que partidos que reciben fondos públicos “y que se supone que son un instrumento al servicio de los españoles puedan ser ilegalizados o apercibidos por el Estado si un juez lo considera”.

“Como grupo mayoritario en el Congreso y en el Senado hemos pedido que esto se deje claro y se inste a la ilegalización de aquellos que instan a la violencia en Cataluña”, explicó, y concretó que si una formación “alienta la violencia como consecuencia del fracaso del proyecto independentista y quiere conseguir en la calle quemando contenedores lo que no consigue votando, esa gente debe estar fuera del sistema político y debe ser ilegalizada”.